•  |
  •  |
  • END

Siete días han pasado desde que Haití fuera azotado por un terremoto de escala apocalíptica, y ya las esperanzas de encontrar a alguien con vida bajo los escombros son nulas, por lo que desde hoy el trabajo de la Unidad Humanitaria de Rescate, URH, del Ejército de Nicaragua se centrará en la atención médica
Sin embargo, los insumos médicos están por agotarse, aseguró el general de brigada Mario Perezcassar, jefe de la misión.

“Hoy (ayer) va a ser último día de búsqueda, salvamento y rescate, porque ellos (los norteamericanos a cargo de la organización) quieren dar inicio a lo que llaman la remoción de escombros, a la destrucción de edificios con grandes daños, escombreo, se plantea ir sacando cadáveres mañana (hoy) en la medida que vayan avanzando en eso”, aseguró Perezcassar.

El jefe de la misión dijo que soldados de búsqueda y rescate hoy ya no tienen mucho que hacer en ese lugar, pero sí los médicos, por lo que solicitarán al jefe del Ejército el envío de una nueva brigada médica, además de la permanencia de algunos días más de quienes ya están en este país.

Entre este domingo y ayer, la brigada médica nicaragüense atendió a 728 haitianos que requirieron atención de diferente índole. Entre las atenciones, enyesaron a 71 personas y trasladaron a 14.

“Aquí lo que cuenta no es tanto el número sino el tipo de lesiones, porque los hospitales están saturados y aquí hemos tenido que hacer de sanitarios para ayudarles a los médicos, porque son (pacientes) de fracturas desde el día 12, que ya vienen con una infección a grandes niveles”, explicó Perezcassar.

Hasta ayer, los soldados nicaragüenses habían logrado rescatar con vida a cuatro personas y sacar de los escombros a un fallecido.

Necesitan medicamentos

El general Perezcassar afirmó que apenas cuentan con medicamentos para atender un día y medio más a pacientes haitianos, debido a que la demanda es grande. Planteó las necesidades de reforzar tanto en equipos como en especialistas --y una dotación mayor de medicinas-- para cumplir a los haitianos con mejor calidad.

A las tres de la tarde del pasado domingo, la URH de Nicaragua tuvo que dejar de trabajar debido a los focos de violencia que se han desatado en Haití, por parte de los pobladores que desesperados buscan alimentos y medicinas.

“El problema es que ahora lo ven a uno en un vehículo con cajas de medicinas, usted gira, y cuando se percata, hay en una esquina 300 personas. Y si uno va con dos o tres soldados armados, pues obviamente uno no va a disparar; la gente se vuelve muy violenta y se vuelve en saqueo aunque la delegación nicaragüense todavía no hemos tenido ninguna experiencia violenta”, relató el general de Brigada.

La URH había brindado hasta ayer 40 servicios de protección al personal y de seguridad a los traslados de medicamentos y alimentos. Entregaron 3 mil 199 quintales de arroz, 12 de frijoles, 36 cajas de aceite de 12 unidades de medio litro cada una. Han trasladado a seis personas con vida y a una fallecida. Han realizado 17 tareas de escombreo y cinco misiones de búsqueda, rescate en estructuras colapsadas.

El equipo de Evaluación, Daños y Análisis de Necesidades, EDAN, ha inspeccionado 41 propiedades destruidas y 23 con daños parciales, además, tres escuelas y un hospital destruido para un total de 68 inspecciones y valoraciones. También interactuaron con 43 familias afectadas que están en casas de vecinos, y con un total de 5 mil 750 personas damnificadas que permanecen en el Centro de Albergue Juvenal.