•  |
  •  |
  • END

SAN JOSÉ DE BOCAY, JINOTEGA.


El municipio de San José de Bocay tiene un 33 por ciento de la Reserva de Biosfera Bosawás, además de ser dueño de varios kilómetros de la zona de amortiguamiento, por lo que las autoridades municipales trabajan para frenar el avance de la frontera agrícola, producto del cual, año con año se tala cantidades de bosques.

El alcalde de ese municipio, Erlis Walter Torres Úbeda, aseguró que trabajan fuertemente sobre este tema, porque le interesa que se haga algo por Bosawas, y que está interesado en la activación de la Comisión Nacional de Bosawás, para desarrollar acciones que ayuden a conservar lo que queda de la reserva.

“Lamento que no logramos ponernos de acuerdo, no sé el Marena, la misma ministra, hasta cuándo y cuánto vamos esperar para que se haga la reunión de la Comisión Nacional de Bosawás y ver las acciones inmediatas que vamos a tomar para evitar el avance de la frontera agrícola, que se está acelerando por la sequía que hay en Occidente”, aseguró el edil.

Agregó que esa situación los está afectando como municipio, porque cada día escasean más las aguas por los constantes despales que realiza esta gente, que llega a cultivar y fomentar la ganadería.

30 familias depredan la reserva

Una fuente de la Secretaría Técnica de Bosawas aseguró que unas 30 familias se han posesionado y están realizando grandes talas de bosques sin importarles el daño que causan a la biosfera, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

La misma fuente añadió que los que han llegado a invadir también han lanzado amenazas de muerte.

Los despales son evidentes en las zonas de Wina Central, Hamacón, El Naranjo y Kayaska, entre otras comunidades que están ubicadas en la reserva, por lo en los próximos días grupos de comunitarios están preparando una entrada a la zona, con la finalidad de desalojar a las personas que están despalando por debajo de la montaña.

Asimismo, se conoció que debajo de la montaña se está sembrando marihuana, la que posteriormente trasladan a lomo de caballo hacia lugares estratégicos, de donde la llevan al territorio hondureño.

Se asegura que para frenar el avance de la frontera agrícola, se hacen necesarias acciones concretas del gobierno central, de lo contrario, las autoridades civiles y municipales solas, no podrán detener la tala de bosques.