•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de derechos humanos y sindicales se preguntan si los despidos masivos de la estatal Petróleos de Nicaragua S.A., Petronic, responden a verdaderas anomalías de los trabajadores, o si no es más que otra pasada de cuentas por fidelidades políticas.

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, señala que este año está iniciando con la misma tónica de los años anteriores en el gobierno de Daniel Ortega.

“Por el manejo de supuestas irregularidades es que está despidiendo Petronic, adscrita al Instituto Nicaragüense de Energía (INE), pero tenemos dudas, ya que este argumento ha sido una constante de las empresas estatales, y bajo este supuesto despiden a la gente”, expresó.

Recordó que en la primera semana de enero, los trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados tuvieron que protestar ante el Ministerio del Trabajo para que hubiese la estabilidad laboral y se respetara el convenio colectivo. Igualmente, tienen reportes de despidos, aunque minoritarios, en la Dirección General de Ingresos, e igualmente en el Ministerio de Educación.

Todo hace indicar que se seguirán despidiendo a empleados públicos, lo que no contribuye a la nación, porque así se genera más pobreza”, dijo Carmona.

El director de la CPDH señaló que un gran problema es que aunque los ex empleados tengan sentencia firme de los juzgados laborales para su reintegro, los ministros y directores hacen caso omiso de ello, y, prácticamente, se “limpian” con los resuelto por las autoridades judiciales, ya que no la acatan, tomando en cuenta que ni las instituciones competentes y mucho menos el Presidente, hacen algo al respecto.

La lógica del Presidente

“Recientemente acompañamos a ex trabajadores del Ministerio de Transporte para gestionar el pago de prestaciones sociales, además, la semana pasada recibimos ocho denuncias del departamento de Matagalpa, venidas de ex trabajadores de la Dirección General de Ingresos, que tienen más de un año sin que se les entreguen sus liquidaciones. Por eso estamos haciendo gestiones ante el Ministerio Público”.

Nuestro entrevistado expresó no poder comprender la lógica del autollamado “presidente del gobierno de los pobres”, por lo que más bien teme que el problema en Petronic se reduzca a falta de fidelidades partidarias y a “pasadas de cuentas”.

El sindicalista Róger Barrantes, de la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, CST-JBE, dijo haber leído sobre el caso Petronic, pero no tienen denuncias al respecto por parte de los trabajadores de esa empresa, donde aseguró que su organización no tiene afiliados.

Sin embargo, mencionó que no importa de qué afiliación sean, ni si es de una institución estatal, de una empresa privada o de una mixta, lo cierto es que debe sujetarse a lo que la ley manda, y ésta dice que si se despide a trabajadores debe haber una causa.

Barrantes mencionó que este viernes por la tarde, en la “Casa del Obrero”, sus afiliados se reunirán para hacer un balance de 2009, al mismo tiempo presentarán lo planes para 2010 y las perspectivas.