•  |
  •  |
  • END

Un fuerte sismo de 6.0 grados en la escala de Richter, cuyo epicentro fue el Océano Pacífico de la región centroamericana, ocurrió ayer en horas de la mañana, y afectó principalmente a Guatemala y a El Salvador, sin embargo, las autoridades especializadas descartaron todo vínculo con el terremoto ocurrido en Haití hace ocho días.

Según los expertos, este sismo se debió al choque entre las placas Coco y Caribe, mientras que la catástrofe en Haití fue provocada por un roce lateral entre la placa Caribe y la Norteamericana, además, incidió mucho una falla sísmica subterránea localizada en esa isla caribeña.

Emilio Talavera, Director de Sismología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, afirmó que “dicho movimiento telúrico fue detectado a través de nuestras redes sísmicas que están en constante monitoreo regional, sobre todo en las franjas cercanas a nuestro país. Lo localizamos exactamente en la zona fronteriza entre El Salvador y Guatemala, con una magnitud de 6.0 en la escala de Richter y con una profundidad de 48 kilómetros”.

Talavera consideró que fue un sismo moderado, por lo tanto, no tiene las características para generar un tsunami, por estar dentro de los parámetros menores para que ocurra un evento catastrófico.

Se sintió en El Salvador y en Guatemala

Sin embargo, la ocurrencia de este fenómeno a eso de las 9:40 locales, se sintió en casi toda Guatemala, particularmente en el sur, este y oeste, despertando el pánico de los lugareños, ya que estremeció edificaciones en San Salvador y Ciudad de Guatemala, pero las entidades auxiliares no reportaron víctimas ni daños mayores.

“Después del sismo de las nueve de la mañana de ayer, nuestra red ha detectado cuatro réplicas más de 4.1, 4.7, 5.9 y 5.2 en la escala de Richter), pero esos sismos están muy separados de Nicaragua. Incluso, hay probabilidades de que estén ocurriendo sismos con magnitudes mínimas, por lo que nuestros equipos no las pueden detectar, por su condición pequeña y nuestra red no es capaz de rastrearlas por la lejanía”, precisó Talavera.

El titular de Ineter detalló que la manifestación sismológica de ayer fue bastante fuerte y que recibieron reportes de haberlo sentido en el occidente de nuestro país (Chinandega y León), incluso en la capital, pero en una magnitud menor.

“A diferencia del terremoto que ocurrió en Managua en 1972, ahora tenemos una vigilancia las 24 horas del día y también contamos con sistemas de alerta, que al ocurrir un fenómeno catastrófico, las activamos instantáneamente. Además, contamos con una línea directa con Defensa Civil, y ellos se encargarían de brindarle información y respuesta inmediata a toda la población”, sostuvo.

“En este momento estamos monitoreando con nuestros sistemas y la población nicaragüense debe sentirse tranquila. Sin embargo, debemos estar prevenidos ante la ocurrencia de un terremoto, que al principio no podemos predecir, por lo que sugerimos a las personas que mantengan resguardadas sus vías de acceso y en principio, mantener la calma”, sugirió.