Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), certificó que la comunidad miskita de Layasiksa, ubicada a unos 55 kilómetros al sur de Bilwi, es “caso ejemplar de manejo forestal en América Latina”.

Carlos Marx Carneiro, Oficial Principal Forestal de FAO para América Latina y el Caribe, en una resolución publicada ayer, destaca que después de la evaluación en la comunidad de Layasiksa, se verificó que la misma cumple con los requisitos para definirla como un caso ejemplar de manejo forestal en América Latina.

Carneiro subraya que se trata de una comunidad que aplica buenas prácticas que contribuyen a la sostenibilidad de nuestros bosques, y presenta importantes lecciones para la región.

Explica que en dicha validación comprobaron que hay una “sociedad respetuosa de las leyes naturales, donde cada uno de sus habitantes vive en constante vigilancia de los derechos heredados de sus tierras, como la protección de sus bosques”.

En marzo del año pasado, la Cooperativa de Profesionales Masangni nominó a Layasiksa para participar en el Concurso de “Casos Ejemplares de Manejo Forestal”, del que fueron preseleccionados 41 casos. Desde septiembre pasado, el proceso de evaluación lo realizó un Panel Internacional de Expertos y un equipo técnico.

La FAO ahora integrará los resultados en un libro que será publicado a nivel regional y mundial (en español e inglés), el cual será presentado en mayo próximo en Guatemala, en la reunión de la Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (Coflac).

Layasiksa es una comunidad indígena del municipio de Prinzapolka, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN. Cuenta con seis mil 446 hectáreas de bosque certificado desde 2006, una zona que es resguardada por unas 300 personas organizadas en la Cooperativa KIwatingni.

Los miembros de Jagwood, la Red Mesoamericana y del Caribe de Comercio Forestal, celebraron este anuncio, y aseguran que para la comunidad este reconocimiento es un compromiso para continuar implementando proyectos de beneficio ambiental, social y económico para las familias.