•  |
  •  |
  • END

PUERTO PRÍNCIPE/AFP

Una nueva y poderosa réplica sobresaltó ayer miércoles a los desesperados haitianos que a ocho días de un devastador sismo celebraban el milagroso hallazgo de sobrevivientes, pero padecían las carencias hospitalarias para atender a los cientos de miles de heridos.

Al amanecer, miles de personas se lanzaron a las calles cuando un temblor de magnitud 6.1 volvió a estremecer Haití, arrasado el 12 de enero por uno mayor.

"Todo el mundo sabe que esto no ha terminado. Para mí todo el mundo va a perecer. Es la naturaleza", se lamentó Sylliona Gyna, una joven embarazada de nueve meses.

El epicentro de la réplica fue unos 59 km al oeste de Puerto Príncipe. Hasta el momento no se han reportado víctimas fatales o heridos debido a la réplica del miércoles, pero algunos de los edificios más perjudicados por el terremoto de 7.0 grados que destruyó gran parte de Puerto Príncipe y otras ciudades se vinieron abajo.

La serie de fuertes réplicas no amedrentó a los socorristas, que siguieron con sus tareas de búsqueda bajo los escombros de posibles sobrevivientes, ocho días después de desatada la tragedia.

La cadena estadounidense CNN informó el miércoles sobre un niño de cinco años encontrado con vida entre las ruinas de una casa donde se presume murieron sus padres.

Vivos de milagro

"Se encontraba severamente deshidratado y desorientado, no han encontrado otra cosa más, y creen que va a salir adelante", indicó un periodista de la CNN en el hospital.

Otros sobrevivientes fueron rescatados de los escombros el martes: una bebé de tres semanas fue encontrada viva en la ciudad de Jacmel; una joven de 25 años en un supermercado de Puerto Príncipe; y una anciana de 70, que cantaba mientras era retirada de entre las ruinas de la Catedral, cuya única pared en pie se vino abajo con el sacudón del miércoles.

Naciones Unidas dijo que 121 sobrevivientes fueron encontrados en ocho días, y que se mantienen esperanzas de encontrar a más. No obstante, un comandante militar estadounidense, el general Daniel Allyn, aclaró que pronto se pasará directamente a dar prioridad a la recolección de cadáveres.

Según la embajadora de Haití en España, Yolette Azor-Charles, el balance de muertos podría superar las 200,000 personas.

Mientras, los heridos siguen llegando a los abarrotados centros médicos, donde las amputaciones son el pan de cada día. Las autoridades estiman que unas 250,000 personas resultaron heridas y más de un millón perdieron su casa.

Ocho hospitales, la mitad de ellos de campaña, están funcionando en Puerto Príncipe, a ellos se sumó ayer miércoles el barco hospital estadounidense "Comfort", en el cual entre 30 y 50 víctimas del sismo, considerados los casos más graves por autoridades haitianas, podrán recibir atención simultánea.

Cuatro mil marines EU más

Estados Unidos enviará más de 4,000 soldados adicionales, de una unidad de intervención anfibia y de Marines, indicó una fuente militar en Washington. Con tres barcos y helicópteros, los refuerzos incluyen también personal médico.

Los estadounidenses ya tienen unos 12,500 hombres en Haití, y varios navíos, entre ellos, un portaaviones nuclear y un barco hospital.

También Brasil, que comanda el operativo militar de la fuerza de la ONU en Haití, anunció sus intenciones de aumentar en al menos 1,300 efectivos su despliegue, que actualmente es de 1,200 personas, y de dar más ayuda económica, por encima de los 15 millones de dólares ya comprometidos.

Francia y Canadá también anunciaron que enviarán más policías.

En las calles los saqueos continúan, así como la tensión entre la Policía local y los ladrones.

"Cuando me den de comer dejaré de robar", dice, desafiante, Vicent, un fornido joven enmascarado que se adentra sin miedo entre las ruinas de un banco con la esperanza de salir con un tesoro.

El gran desafío es el de hacer llegar la ayuda internacional despachada y contener la tragedia humanitaria. Haití, el país más pobre de América, tiene prácticamente inutilizable toda su ya de por sí endeble infraestructura de transporte, comunicaciones y energía.

"Una especie de Plan Marshall es lo que debemos instrumentar ahora para Haití", afirmó en Washington el director gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss Kahn. El llamado Plan Marshall fue un programa lanzado por Estados Unidos para reconstruir los países arrasados por la Segunda Guerra Mundial.

Rescatistas franceses del Comité de Ayudas Internacionales (Cosi) decidieron suspender las actividades en Haití, y se replegaron en la vecina República Dominicana antes de decidir si reanudan la acción humanitaria, después de ser amenazados por hombres que les dispararon sin causar heridos, en Puerto Príncipe.