•  |
  •  |
  • END

Costa Rica / Nicaragua

La organización ambientalista “Hijos del Río” está exigiendo al gobierno de Nicaragua “suspender las relaciones diplomáticas” con Costa Rica, y, a la vez, demandarlo internacionalmente, porque estiman que este país viola una declaración de las Naciones Unidas sobre medioambiente y varios acuerdos, al tener interés en desarrollar el proyecto minero Las Crucitas, a escasa distancia del río San Juan.

Nuevamente esta organización nicaragüense alza su voz y reitera su oposición a que el gobierno tico ceda una concesión a la subsidiaria canadiense, Industrias Infinito S.A., porque la extracción de oro con cianuro dañaría permanentemente el manto acuífero superficial y subterráneo de la cuenca hídrica que se conecta entre ambos países.

Esto, sin medir aún las consecuencias negativas que vendrían por la tala inicial de bosque que se dio (192 hectáreas); asimismo, su impacto en la biodiversidad y en la subsistencia de las comunidades que se asientan y viven del río, en la zona fronteriza con Nicaragua.

Violan declaratoria internacional

“Exigimos a nuestro gobierno de Nicaragua y a nuestro presidente, Daniel Ortega Saavedra, suspender las relaciones diplomáticas con el país vecino. Y establecer una demanda internacional por violaciones a la Carta de Río, el principio número 21 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre medioambiente humano, de Estocolmo en 1972, y otros convenios y acuerdos firmados”, indica un pronunciamiento firmado por Amaru Ruiz, de “Hijos del Río”.

El proyecto minero de oro a cielo abierto, que se encuentra paralizado a la espera de una resolución de la Sala Constitucional, se ubica en Cutris de San Carlos, a unos 3 kilómetros del río San Juan, y se estima sea el más grande jamás construido en el istmo centroamericano, esperando sus beneficiarios extraer unas 650 mil onzas de oro, por 12 años.

A su vez, Ruiz reiteró que como jóvenes ambientalistas y habitantes del San Juan, repudian la aprobación del proyecto minero, y que se unen al sentir de la Conferencia Episcopal y de los Movimiento Ambientales ticos, que comparten el pleno rechazo a esa explotación a cielo abierto.

Poca beligerancia del Estado

Respecto a la decisión final que emitirá la Sala Cuarta, adelantó que tienen información extraoficial de que dicha instancia judicial resolverá a favor de la empresa minera Industrias Infinito S.A. para la explotación del oro y de otros minerales, en los cerros Botija y La Fortuna.

Angélica Alfaro, Oficial de Incidencia del Centro Humboldt comentó que este fallo se pretendía dar a conocer el viernes pasado, pero debido a la presión de la jerarquía Católica, la sentencia a favor de la minera fue pospuesta.

Además, lamentó la poca beligerancia con que han actuado las instituciones como la Cancillería de la República, el Ministerio del Ambiente, el Instituto de Pesca, y el Instituto de Turismo, ya que la contaminación de este importante recurso hídrico debe ser de interés nacional.

“El año pasado, en conjunto con organizaciones ambientales de Costa Rica, se realizó un muestreo de la calidad del agua del río Infiernito y de la quebrada El Descubrimiento, en el vecino del sur, y se comprobó que están bajo las normas permisibles para consumo humano”, dijo Alfaro.

Sin embargo, al conceder permiso de explotación a la industria minera, se contaminará con arsénico y cianuro estos cuerpos de agua que desembocan en el río San Juan. Además, provocarán un grave daño a la biodiversidad que alberga la Reserva de Biosfera Indio Maíz, así como a la población que habita en la ribera.

Ambas organizaciones ambientalistas señalaron que continuarán manifestándose para que este proyecto minero no sea una realidad catastrófica, y que seguirán luchando en pro de la protección de las poblaciones de las riberas del río San Juan, de la preservación de los recursos naturales y de la estabilidad ambiental de la cuenca.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni