•  |
  •  |
  • END

Una orden de libertad falsa, supuestamente emitida por la Corte Suprema de Justicia, facilitó la fuga de tres narcos guatemaltecos del Sistema Penitenciario de Chinandega, este lunes pasado, aseguraron ayer fuentes judiciales.

Producto de la liberación anómala, el Presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Armengol Cuadra, mandó abrir una investigación exhaustiva a la Policía Nacional, hasta descubrir cómo falsificaron los documentos y con ayuda de quiénes liberaron a los narcos extranjeros.

“No podemos permitir esto. Es un mal precedente. No se cumplieron las medidas de seguridad que hay dentro del sistema de justicia para liberar a un reo; ni siquiera se le informó a Migración y Extranjería que siempre se hace”, expresó el magistrado Cuadra.

Como primeros resultados de las investigaciones, el alcaide Ramiro Jáenz Castillo, Director del Sistema Penitenciario Regional de Occidente, con sede en Chinandega, y Endilia Mairena, encargada de control de reos, están retenidos en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)-Chinandega por haber acatado la orden falsificada de libertad sin antes comprobarla.

Según el magistrado Cuadra, la orden de libertad en mención tiene la firma falsa del Secretario de la Sala Penal, doctor José Antonio Fletes, sin embargo, los membretes de la hoja son diferentes, y los escudos y sellos también.

“Al parecer escanearon todo. No hay que descartar ninguna posibilidad. Estas órdenes de libertad primero se tienen que enviar al Sistema Penitenciario Nacional, y luego éste las reenvía a donde pertenecen, y este procedimiento no se hizo, sino que se fue directamente al Sistema Penitenciario de Chinandega, por eso todo mundo debe ser investigado, hasta la Sala Penal”, dijo Cuadra.

Expediente estaba en estudio

Luis Pérez Carmona, abogado defensor de Jáenz, informó que el abogado Emilio Molina, originario de Chichigalpa, entregó la orden falsa en el penal a las 5 de la tarde del lunes pasado, y se hizo efectiva la mañana del martes, cuando les abrieron los barrotes a Carlos Saúl Zúniga Pérez, de 30 años; a César Augusto Jordán González, de 25, y a Oscar Algeo Morales Hernández, de 38 años.

Los tres estaban condenados a 20 años de cárcel por financiamiento al transporte de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, y en noviembre pasado se había celebrado la audiencia de casación en la Corte Suprema de Justicia, por lo que el expediente apenas estaba en estudio, aclaró el magistrado Cuadra.

Felices en Guatemala

Según fuentes ligadas a la investigación, los tres chapines retornaron felices a su país de origen, ya que de la Policía Nacional y Migración y Extranjería verificaron la salida de los tres guatemaltecos debido a la supuesta orden de libertad.

Ayer por la tarde también se confirmó la detención del abogado Emilio Molina, quien presuntamente llevó a los tres reos hasta la frontera El Guasaule el martes pasado. Además, allanaron la vivienda de Molina en Chichigalpa, y ocuparon varios documentos, que serán analizados para determinar la participación de éste en la falsificación de documentos.

En Managua, la comisionada Vilma Rosa González, segunda jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó el hecho, y aseguró que un equipo de la DAJ está trabajando en el caso y que una vez documentado darán más información.

“Confirmamos que la Policía Nacional está investigando la falsificación de documentos públicos que facilitó la huida de tres guatemaltecos. Se está documentando el caso y más adelante ampliaremos información”, aseguró González.

Familiares reclamaron

El magistrado Armengol Cuadra aseguró que le pidió al comisionado Carlos Palacios que investigue a profundidad toda la ruta que siguió el documento falso para tomar las medidas necesarias.

Por su parte, el doctor José Antonio Fletes, cuya firma fue falsificada, relató que él se enteró del asunto hasta que los familiares de Carlos Vladimir Pantoja Acevedo y de Pablo Victorino Mendoza, otros reos que fueron capturados junto a los guatemaltecos en julio de 2007, llegaron a reclamar hasta su oficina por qué la orden de libertad sólo había beneficiado a los tres extranjeros y no a sus parientes.

“Me tomaron por sorpresa, y les pregunté de qué sentencia estaban hablando, y busqué el expediente y les dije que apenas estaba en estudio, que ni siquiera proyecto de sentencia había”, expresó el doctor Fletes.

“Alcaide sólo acató orden”

Pérez Carmona, defensa del alcaide, aseguró que su cliente no tiene vinculación con la falsificación del documento, infidelidad de custodia y fuga de reos, debido a que él acató una orden que es de ineludible cumplimiento, la cual resultó falsa. Además, aseguró que el alcaide Jáenz Castillo está detenido por falsificación de documentos, lo que deberá ser demostrado, porque insistió que su defendido es inocente. Si al alcaide Jáenz le comprueban únicamente negligencia en este caso, sería destituido de su cargo.

Hechos
Los tres fugitivos fueron capturados durante la operación “Sierra en Puerto Corinto”. Jordan González conducía la camioneta Toyota, placas M042934, y le incautaron un teléfono satelital, un aparato localizador del Sistema de Posicionamiento Global conocida en sus siglas en inglés como (GPS).

También fueron detenidos en esa ocasión Carlos Vladimir Pantoja Acevedo, de 27 años, originario del municipio de El Viejo, quien era el contacto con los tres guatemaltecos para garantizar el establecimiento de las operaciones del narcotráfico, y Pablo Victorino Mendoza, de 42 años, habitante de la comarca Padre Ramos, a quien le incautaron 1,014 litros de combustible, un sofisticado radio de comunicación, un taladro, dos pistolas para soldar, dos machetes, una pala y un rastrillo.

Una fuente policial confirmó que este grupo es financiado por uno de los cárteles mexicanos conocidos como “Milenio”, para el trasiego de droga en alta mar.