•  |
  •  |
  • END

Una vez más, el pugilista nicaragüense Román (“El Chocolatito”) González está en peligro de ir a parar a la cárcel, por el delito de omisión deliberada de prestar alimento a su hija menor.

La madre de la niña, Martha Anduray, denunció ayer por segunda vez al boxeador ante el Ministerio Público, ya que éste, sin mediar audiencia alguna, solicitó reformar el monto de la pensión alimenticia de 10 mil a 3 mil córdobas mensuales, aseguró la denunciante.

Anduray fue sorprendida con la demanda de Modificación o Reforma de Prestación Alimentaria, interpuesta por González, el 15 de enero de este año. En dicho auto se le notifica a la afectada que el 12 de enero, González solicitó la reforma de pensión por no tener dinero, y el juez suplente Primero Distrito de Familia de Managua.

Diego Arana Castillo, accedió a su petición, girando un oficio al Ministerio de la Familia, para recibir el pago parcial ofrecido por el demandante Román González, por la cantidad de 3 mil córdobas.

“Me notificaron fuera de mi domicilio para que yo no me presentara a la audiencia, y el juez muy diligentemente, en dos días resolvió, cuando yo me tardé casi tres años para que dieran una sentencia firme a favor de mi hija”, expresó Anduray.

Según la denunciante, los argumentos que dio el pugilista para disminuir el monto de la pensión es que se había casado y había gastado mucho dinero, y no tenía para dar completa la pensión de su hija.

“Mi hija está enferma y él (el chocolatito) casándose con grandes lujos, pagando suite (habitación lujosa) y ahora dice que no tiene reales y que mi hija pague los platos rotos. Eso no es justo”, aclaró la madre.

¿Logrará nocaut legal?

“El Chocolatito” pensaba dar nocaut alimenticio a su hija en Nicaragua, para luego irse a su tercera defensa del título de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Puebla, México, el 30 de enero. Su viaje está previsto para el próximo domingo a las seis de la mañana.

La asesora legal de Anduray, Virginia Meneses, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, informó que metieron un escrito con carácter de urgencia para solicitar a la juez titular del Juzgado Primero de Familia de Managua, María José Aráuz, la retención migratoria del boxeador, hasta que pague los 30 mil córdobas que debe en concepto de pensión a su hija (correspondiente al período de noviembre 2009 a enero 2010), y delegue a una persona para que garantice la pensión mientras esté fuera del país.

Anduray también denunció ante inspectoría judicial la actuación del juez suplente, Diego Arana Castillo, ya que considera que no está tutelando los derechos de la niñez y de la adolescencia. EL NUEVO DIARIO llamó a diferentes números celulares de Román González para saber su versión, pero no contestó.