Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

La imagen del periodista Carlos Fernando Chamorro desaparecerá de la señal de Canal 8, después de mañana domingo, cuando transmita al aire la última edición de “Esta Semana”, en la cual hablará con claridad de las razones que lo empujan a partir de esa televisora, además que brindará un resumen de los mejores programas que ha realizado y puesto al aire desde que llegó a ese medio hace casi cinco años.

Fuentes del Centro de Investigaciones para la Comunicación, Cinco, informaron que Chamorro decidió no quedarse más en Canal 8, medio adquirido recientemente por personas ligadas a la pareja presidencial.

Carlos Fernando no quiso hablar del tema ayer, sólo lo dejó como una posibilidad que terminaría de definir en las próximas horas, sin embargo, extraoficialmente conocimos que todo está decidido, y que el de mañana será su último programa.

Igual que Somoza

“Las razones son obvias, aunque a muchos les parezca que no es lo correcto, Carlos Fernando se va porque sabe que el ofrecimiento que le hicieron para quedarse respetando sus enfoques y criterios, no es franco”, dijo una la de las fuentes.

“El verdadero fin de esa invitación o de ese ‘reto’ como le pusieron ustedes (END), es usarlo como bandera de respeto a la libertad de expresión, como hacía Somoza con Pedro Joaquín, que hasta se llevaba La Prensa debajo del brazo para mostrar en el exterior que él respetaba la libertad de prensa y la democracia, cuando era lo contrario”, añadió el informante.

El miércoles pasado, cuando el orteguismo a través de su vocero Alberto Mora se vio obligado por las publicaciones de END, a confirmar que eran personas ligadas a la pareja presidencial las que habían comprado Canal y lanzó un reto público a Chamorro, para que se quedara en la estación televisiva con los programas “Esta Noche” y “Esta Semana”, el periodista aseguró que no se prestaría para legitimar lo que consideró una “farsa”.

En ese momento dijo que el orteguismo carece de credibilidad, y que si fuera cierta la propuesta, empezarían “por devolver a la ciudadanía y al periodismo independiente, los derechos y la libertad que se encuentran amenazados”.

Asimismo, añadió que podía afirmar que saldría al aire el resto de los días hasta el domingo, con su programa semanal, “después no sé”.

Las fuentes indicaron que Chamorro cerrará mañana con un editorial en el que invitará a la población a seguir luchando por la libertad y por la democracia, y a no dejarse amedrentar por el gobierno, al que considera un abierto violador de los derechos humanos y de las libertades públicas, por las que fue asesinado su padre en 1978.

Venta del 8 suena en Estados Unidos

La transacción de la televisora rebotó ayer el en Centro Knithg para las comunicaciones desde Estados Unidos y el Comité para la Protección de Periodistas, CPJ (por su siglas en inglés), en Nueva York.

Carlos Lauría, del CPJ, sostuvo en declaraciones a medios norteamericanos que la venta del Canal 8 “ha generado revuelo respecto de la libertad de expresión en el país, y la posible salida del aire de programas críticos del gobierno”.

Lauría estuvo en Nicaragua el año pasado haciendo un diagnóstico sobre la libertad de prensa en nuestro país, y concluyó que el presidente Daniel Ortega usa “agresivas tácticas contra los medios, como la persecución legal, las campañas de desprestigio y la manipulación de la publicidad oficial”.

En sus recientes declaraciones, Lauría recordó que los programas de Chamorro han sido muy críticos al gobierno sandinista. El CPJ agrega que “según periodistas nicaragüenses, la compra de Telenica encaja perfectamente en la estrategia de Ortega de limitar la cobertura crítica y de reducir al mínimo la influencia de la prensa privada”.

En la transacción --por la que extraoficialmente se maneja, el orteguismo pagó 10 millones de dólares-- participó activamente el presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos, Telcor, Orlando Castillo, junto a Rafael Ortega, hijo mayor de la pareja presidencial, y Francisco López, ex hombre fuerte de Petronic y de Albanisa.