•  |
  •  |
  • END

Unas 22 mil mujeres a nivel nacional están saliendo de toda una vida de pobreza o de miseria, a la que estaban sometidas durante muchos años, a través de los distintos programas de desarrollo que impulsa el programa microfinanciero Pro Mujer.

El ejemplo más notorio en estos días es el de Linda Flores, la humilde tortillera que se convirtió en toda una empresaria, y viajó ayer en horas de la tarde rumbo Holanda. Al igual que Linda, miles de mujeres cada día cambian a una vida “digna y próspera”, gracias al apoyo de Pro Mujer.

La institución está ubicada en todos los municipios de Managua, Masaya, León, Chinandega, Granada y Estelí, y próximamente tendrá presencia en el norte y sur del país. Su directora nacional, Gloria Ruiz, comenta el “secreto” para que todas las mujeres que pertenecen a Pro Mujer tengan un éxito garantizado en sus vidas.

“La capacitación es el eje transformador de muchas actitudes de las mujeres, esto les permite tener confianza en sí mismas. Mujeres como Linda vienen a nuestra organización con la esperanza de recibir un crédito, pero ellas no saben que lo más importante que van a recibir, es realmente abrirles las puertas para el desarrollo de sus vidas, por medio de una capacitación integral que nosotros les brindamos”, asegura Ruiz.

“Dichas capacitaciones están orientadas a fortalecer la autoestima de la mujer, en el área de salud, género, violencia intrafamiliar, entre otros tópicos. Específicamente en salud, las orientaciones se dirigen al autocuido, que la mujer aprenda a respetarse a sí misma para que la respeten los demás. Tratamos el tema del cáncer cérvico uterino, que es una de las principales causas de muerte de la mujer en Nicaragua”.

Hasta salvan vidas

De igual manera, manifestó que “tenemos clínicas en cada sucursal, ahí se les toma el papanicolau, y muchas mujeres se han hecho este examen que nunca antes se habían realizado. Es impresionante decir que contribuimos a salvar la vida de muchas mujeres, porque tenemos la oportunidad de decirles a unas 22 mil, que el cáncer mata, pero si se detecta a tiempo se puede salvar”.

Pro Mujer dirige sus servicios al segmento más pobre de la población. En Nicaragua tenemos un modelo de servicios integrados de capacitación, crédito y salud. “Sin embargo, cuando llegan a Pro Mujer, algunas han perdido su fe, esperanza de luchar por algo mejor, pero ellas se recuperan de esto y salen adelante, esto es lo más bonito que tiene el programa”, explicó.

“A través de sus testimonios podemos notar que ellas dicen: ‘Antes yo era así, me sentía sola, nadie me daba crédito porque no tenía con qué responder…. Y ahora me siento espectacular, Pro mujer me dio la mano, mi palabra bastó y la estoy cumpliendo’”, contó.

Otro aspecto que Gloria resaltó es que “nuestras mujeres, a nivel de Latinoamérica, son las mejores pagadoras, y Pro Mujer siempre ha ocupado los primeros lugares de calidad de cartera en toda la región. Particularmente, en Nicaragua somos una de las organizaciones que tenemos la mejor calidad de cartera”.

También dijo que el año pasado, a pesar de la crisis --y sobre todo con la influencia de los grupos del No pago--, Pro Mujer no tuvo un golpe fuerte en este aspecto, aunque sí se disminuyó el número de clientas. “Las mujeres están ahí, al día con su cuota, haciéndole frente a la crisis económica, política y social con su responsabilidad”, señaló.