Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

Los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia podrían firmar hoy la resolución del caso Metanol, donde más de 50 personas murieron por intoxicación y otras quedaron ciegas. Esta sentencia está en espera en la CSJ desde enero de 2008, cuando se realizó la audiencia de casación.

No se descarta que todas las condenas aplicadas a los ocho sentenciados queden iguales a las que confirmó el Tribunal de Apelaciones en Chinandega, para que después, una vez solicitado por la defensa, el juez de ejecución de sentencia adecue las penas al nuevo Código Penal.

Los ocho reos fueron condenados a penas que van de los 30 a los 10 años de prisión. La condena fue notificada el 21 de noviembre de 2006 y la sentencia confirmada por el Tribunal de Apelaciones de Occidente en 2007.

Los procesados en este caso son José Ángel Rodríguez Martínez, de 47 años, alias “Changüelo”, quien fue condenado a 30 años de presidio, como uno de los autores principales de los delitos de robo con fuerza, asociación e instigación para delinquir, apología del delito y amenazas en contra de la salud pública.

También están los hermanos Marcia Lorena y Reynaldo Edwin Oconor Sobalvarro, de 49 y de 48 años, respectivamente, quienes recibieron una pena de 23 años; Marvin José Centeno Darce, de 26 años; Flavio Jerónimo Centeno Darce, de 35, y Denis Justino Salgado Moreno, quienes fueron condenados a 23 años de prisión.

Mientras tanto, Alfonso Ernesto Martínez Quedo, de 47 años, fue condenado a 18 años de prisión, y Francisco Javier Rodríguez Martínez, de 25 años, hijo de “Changüelo”, a 10 años y medio de presidio.

Durante la audiencia de casación, el Ministerio Público pidió a los magistrados confirmar la condena a cada uno de los condenados, que actuaron como autores y coautores de haber sustraído, distribuido y comercializado el líquido que causó la intoxicación masiva de 750 personas y la muerte de 52 de ellas.

Ahora le toca decidir a los magistrados de la Sala Penal de la CSJ, si por fin firmarán la resolución en este caso, que causó indignación dolor y muerte en el occidente del país en septiembre de 2006.