•  |
  •  |
  • END

El Estado de Nicaragua, por medio de la Procuraduría General de la República y de la oficina ambiental de esa institución, orientó a las institucionales encargadas de resguardar y proteger el medioambiente, a aplicar una política de “mano dura” contra los encargados de dirigir y organizar a grupos de depredadores en las reservas naturales del país.

Asimismo, se conoció que la Presidencia orientó al Ejército crear un Batallón Ecológico, el cual sería una estructura militar especializada que se dedicaría a salvaguardar las 70 áreas protegidas del país.

José Luis García, titular de la Procuraduría para la Defensa del Medioambiente y los Recursos Naturales, dijo que esta institución recibió orientaciones precisas del procurador general de la República, Hernán Estrada, de aplicar todo el rigor de las leyes contra las personas que ingresen a depredar los recursos naturales en las reservas de biosferas del país, principalmente en Bosawás, al norte del país, y la zona protegida Indio Maíz, al sur.

Ambas zonas han sido víctimas de grupos de personas organizadas que ingresan con documentos falsos de compras de tierras, deforestan las áreas y luego comercializan las tierras a personas dedicadas a la ganadería y al cultivo de granos.

Operaciones de desalojo

Según García, antes de que se hicieran públicas las denuncias de la destrucción de Bosawás, la Procuraduría ambiental venía organizando un plan de acción interinstitucional junto al Ministerio del Ambiente, alcaldías, Policía y Ejército de Nicaragua, con algunas instituciones no gubernamentales, para desalojar y acusar por las vías judiciales a los autores de delitos ambientales en la zona.

Dijo que producto de esas acciones lograron montar cuatro operativos de desalojo y acusar a 21 personas, supuestos líderes de los invasores, que vendieron tierras indígenas de la reserva a personas mestizas del Pacífico para explotación ganadera y otros cultivos.

“Estos procesos administrativos están siendo analizados para determinar delitos penales y acusarlos ante los tribunales por delitos contra el medioambiente, y los vamos a promover con todo el rigor de la ley como abogados del Estado”, dijo García.

Organizarán más operativos

El procurador ambiental dijo que hay una directriz del gobierno central de organizar en febrero más operativos de detección, ubicación, desalojo y juicios contra invasores en las reservas de Bosawás y reserva de Biosfera Indio Maíz, donde anotó que también se han realizado cuatro operativos entre diciembre y enero de este año.

“Hemos acusado y ya tenemos una sentencia contra unos líderes de toma-tierras, cuya pena se dictará en febrero próximo”, informó el procurador ambiental.

“Es una acción implacable la que nos ha orientado el procurador general. Ya no es sólo el tráfico de madera, es tráfico de tierras, delitos contra la constitución y delitos contra el medioambiente, afectación a los derechos de las comunidades indígenas e irrespeto al Estado al ignorar las leyes y desconocer los títulos de propiedad emitidos por la Procuraduría”, dijo García.

Batallón ecológico

El jefe de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, general de Brigada Adolfo Zepeda, dijo que la Presidencia de la República propuso a las fuerzas armadas la creación de una unidad especializada en defensa de los recursos ambientales, para frenar la destrucción ambiental y proteger cerca de 70 zonas protegidas del país.

“Es una meta del Ejército, y es una propuesta del presidente Daniel Ortega, quien está interesado en que se forme esta unidad especializada para proteger los recursos naturales”, dijo Zepeda.

El batallón ecológico específicamente, estaría orientado a la protección total de los recursos y acciones contra depredadores e invasores, protección contra fuegos forestales y combate al tráfico de madera y especies.

“Hemos venido planteando la organización y preparación de este batallón ecológico, sin embargo, hay que incorporarlo al presupuesto, y los presupuestos han estado limitados, por eso razón no se ha llevado a cabo, pero es una meta del Ejército de Nicaragua”, dijo Zepeda.

Actualmente Bosawás está bajo la protección del Destacamento Militar de Montaña y el Sexto Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, pero no cuenta con los recursos necesarios para detener la destrucción del medioambiente en esa zona.

Tarea de todos

Para el asesor presidencial en Asuntos Ambientales, Jaime Incer Barquero, la preservación de la reserva de Bosawás es tarea de todos: alcaldías locales, comunidades indígenas, instituciones estatales y organizaciones no gubernamentales, pero consideró que es el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales la entidad responsable de apoyar e impulsar todas las gestiones necesarias para defender la reserva.

Al preguntársele si le han pedido su asesoramiento respecto de la problemática de Bosawás, el científico respondió que no. “Entiendo que estas instituciones conocen esta temática y es claro que no se necesita de ser un sabiondo para saber qué se debe hacer ahí”, aseguró.

“Pero a veces hace falta voluntad, recursos, gestiones o decisiones para salvar no sólo Bosawás, hay que salvar también el lago de Nicaragua, el río San Juan, todas nuestras costas que están contaminadas, hay que salvar mucho, básicamente hay que salvar a toda Nicaragua”, estimó.

La riqueza que se pierde…

Incer opinó que la reserva de Biosfera Bosawás está amenazada de ser destruida porque no existe suficiente control ni vigilancia o cooperación nacional e internacional. Dijo que también falta un compromiso por parte de las autoridades y municipios aledaños para evitar que se sigan extrayendo los recursos.

“El problema no es sacar a la gente de las tierras reservadas, sino buscar la manera para evitar que la gente se siga metiendo. Se dice que hay ganaderos y productores hondureños, los que están apoderándose de la reserva y esto es un atentado contra la soberanía nicaragüense, por lo tanto hay muchas cosas que deben investigarse”, aconsejó el asesor ambiental.

Incer lamentó que se esté perdiendo la mayor riqueza del país, porque, según él, “la riqueza de Nicaragua está en sus recursos naturales, en su flora, en su fauna y en sus aguas. El que piense que la riqueza está en otro lado anda perdido”.

“No descarto la posibilidad de que en Bosawás esté la cura para el Sida o de otras enfermedades aparentemente incurables para los humanos, sólo basta un poco de investigación y guiarse por el conocimiento empírico de los indígenas”, lamentó Incer.