Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

La justicia panameña absolvió ayer a Ethel González, la esposa del ex director General de Ingresos, Byron Jerez, procesada por falsificación de documentos. Jerez celebró la decisión e invitó públicamente a su ex amigo y ex jefe, Arnoldo Alemán, a dejarse notificar, para poder enfrentar la causa que tiene pendiente en su contra por presunto lavado de dinero en el país canalero.

“Mi esposa valientemente enfrentó la justicia y gracias a Dios fue sobreseída por la jueza que llevó el caso”, afirmó Jerez al conversar vía telefónica con EL NUEVO DIARIO.

“Ahora sólo queda pendiente el juicio que está abierto en mi contra y de las otras personas, y que no arranca porque ellos no han querido notificarse. Yo estoy listo, sólo es asunto que ellos se dejen notificar o que la Corte decida de una vez si es a ellos o alguien más hacer esa notificación, porque ya llevamos ocho años en este asunto”, añadió.

Alemán, su esposa y su suegro

Las personas a las que se refiere Jerez son Alemán, su esposa María Fernanda Flores y su suegro, José Antonio Flores, contra quienes el Juzgado Tercero del Circuito Penal de Panamá, decidió abrir juicio por supuesto blanqueo de 58.2 millones de dólares.

El juicio en Panamá no avanza porque las autoridades nicaragüenses, específicamente la Corte Suprema de Justicia, no ha notificado de la causa a Alemán. La notificación podría resolverse la próxima semana, según declaraciones que brindó ayer el magistrado Rafael Solís.

“La justicia se está retardando en mi caso, porque las otras personas no se notifican, yo no tengo por qué temerle a la justicia panameña; el día que quieran ahí estoy, porque si yo creo que soy inocente voy y enfrento y de eso se trata. Así que las demás personas, si creen que son inocentes, pues que vayan y que se les haga justicia, ¿por qué no demostrar nuestra inocencia y que se nos haga a todos justicia?, como se le hizo a mi esposa”, añadió.

Sentencia absolutoria en juicio civil

Ethel González, junto a cinco personas de origen panameño, habían sido acusados por la Fiscalía panameña que les atribuyó el delito contra la Fe Pública, en la modalidad de falsificación de documentos. La jueza Zaida Cárdenas decidió absolverlos a todos, al no encontrar ninguna culpabilidad. La sentencia fue absolutoria en el juicio civil.

Los otros declarados inocentes son los abogados panameños Eric Iván González Gaitán, Hans Katz Malek Mang, Ismael Enrique Gerli Champsaur, José Augusto Santana Vásquez y Víctor Manuel Martínez Cedeño.

La Fiscalía acusó a los imputados de falsificar documentos públicos para liberar fondos de la Fundación Democrática Palma Real en 2002, vinculada a Byron Jerez y que tenía depósitos de tres millones de dólares en Panamá, presuntamente procedentes de actos de corrupción, fraude y otras ilícitos en perjuicio del Estado nicaragüense.

Las investigaciones fueron iniciadas por la Fiscalía Primera de Drogas en 2006, en virtud de una solicitud de asistencia del Gobierno de Nicaragua, que consistía en la congelación de fondos de Ethel de Jerez, su hija Valeria, Byron Jerez y otros allegados al ex presidente nicaragüense Alemán.

Jerez había ido a Panamá la semana pasada para pedir a la judicial que se pronunciara sobre el caso de su esposa y la respuesta de su solicitud tuvo efecto ayer.

“Durante los últimos cinco años fui varias veces a Panamá a pedir justicia, que la jueza hiciera la audiencia, porque los otros involucrados no se presentaban al juicio, se hizo la audiencia el 13 de enero, mi esposa no pudo estar presente, porque mi hijo ha tenido problemas médicos fuertes, pero a pesar de eso y a que los medios afirmaron que estaba evadiendo el juicio, ahí está la respuesta”, indicó el ex director de Ingresos.

Es sólo un juicio civil

Añadió que en Nicaragua luego de enfrentar y salir libre de 13 juicios por diversos casos de corrupción durante la administración de Alemán, se ha dejado en el ambiente la sensación de que entregó varios millones de dólares a quienes controlan la justicia del país, a cambio de su inocencia, pero que el juicio en Panamá demuestra que eso es falso.

“Yo me pregunto ahora, después de batallar duro y demostrar que somos inocentes, ¿van a decir que mi familia y yo también compramos la justicia en Panamá? Creo que queda fuera de lugar”, estimó Jerez, haciendo omisión de que apenas se trata de una absolución civil y que su juicio por lavado sigue pendiente.