•  |
  •  |
  • END

“Los fármacos no son chicles ni caramelos, sino medicinas que te pueden curar o matar según el uso que le dé la población”, advirtió Alberto Lacayo, Presidente de la Asociación de Farmacias Unidas de Nicaragua, Afunic, ante el incremento de la automedicación en el país.

Lacayo afirmó que el Ministerio de Salud realiza un excesivo control en las farmacias en cuanto a la venta de fármacos psicotrópicos y sustancias controladas, entre ellas los famosos ansiolíticos donde se pide la prescripción médica. “Sin embargo, todo lo demás es de libre venta”, expresó el presidente de la Afunic.

Ante este panorama, el doctor Leonel Argüello, Presidente de la Sociedad Nicaragüense de Medicina General, dijo que es necesaria una campaña de salud pública, donde se le explique a la población sobre el daño que le hacemos al organismo con el uso de fármacos sin prescripción médica.

“Al tomar un medicamento debemos cumplir con tres parámetros: una receta prescrita por el médico, la dosis indicada y el tiempo necesario para tomarlo”, expresó Argüello.

Publicidad es engañosa

A esta problemática se suma la publicidad engañosa de las empresas farmacéuticas. El doctor Argüello comentó el caso de los medicamentos para la memoria, la potencia sexual, o para la gripe no son buenos para todos, ya que vienen mezclados con varias sustancias, y el organismo de cada ser humano es diferente.

“Lo delicado de tomar cualquier medicamento es que el enfermo no sabe si esto les va a afectar el hígado, el riñón, si se le puede subir la presión o afectar la visión. La función del médico es valorar al paciente y dar el diagnóstico adecuado, pero la población no entiende esto y se automedica”, lamentó el galeno.

Argüello dijo que ahora la medicina se basa en la evidencia, y no en los estudios que hacían las mismas compañías farmacéuticas, pero persiste el problema de la automedicación.

Familiar o vecino recetan

Alberto Lacayo dijo que muchas personas cometen el error de tomar un medicamento sólo porque a algún familiar le cayó bien, y no asisten al médico para que les recete lo adecuado.

“Un ejemplo típico es el abuso que se comete con la Amoxicilina, ya que la toman para la tos. Los antibióticos no son para esta enfermedad, ya que más bien matan los anticuerpos del organismo. El regente lo que hace en ese momento es orientar al paciente para que no afecte más su salud”, expresó el presidente de Afunic.

Asimismo, recalcó que existe un abuso por parte de la población sobre la automedicación, ya que la prescripción que lleva siempre el paciente es la del familiar o de un vecino.

Una campaña de salud pública

Tanto Lacayo como el doctor Argüello instaron al Ministerio de Salud a realizar una campaña de salud pública, señalando lo perjudicial que es automedicarse. “Sabemos que debido al presupuesto no pueden realizar un control en más de mil 800 farmacias que existen en el país”, dijo el presidente de Afunic.

Afirmó que las farmacias en el país son reguladas por el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio en cuanto a los precios, y por el Ministerio de Salud en cuestiones de venta, almacenamiento y expendio de medicinas, pero en el caso del Minsa, no puede vigilar todas la farmacias que hay en Nicaragua.

EL NUEVO DIARIO buscó las reacciones del Ministerio de Salud, y se nos informó que esta institución brindará detalles el día de hoy.