•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional de Siuna trasladó ayer a una cárcel segura de Matagalpa a las 21 personas acusadas por la supuesta participación en actividades de narcotráfico y por los sucesos ocurridos el ocho de diciembre en Walpasiksa, una comunidad indígena del Caribe Norte de Nicaragua.

Entre los individuos remitidos con diligencias de máxima seguridad policial hacia Matagalpa figuran Fernando Meléndez Paudd, alias “El Patrón”, y Catalina del Carmen Ruiz, ambos de nacionalidad colombiana.

También forma parte del grupo, Marcos Antonio Gamboa, el peruano que está acusado junto a 18 nativos de Walpasiksa, de tráfico internacional de estupefacientes, sicotrópicos y otras sustancias controladas, asesinato, lesiones, tenencia ilegal de armas, lavado de dinero y otros delitos.

El traslado de estas personas de una cárcel preventiva a otra es motivado por el hacinamiento de reos en condiciones muy difíciles, y porque es mínima la capacidad de custodia que tiene la Policía de Siuna.

Se quitan presión

Además, la Policía de Las Minas se quita un poco la presión que había en el ambiente, al tener en sus celdas a personas señaladas de estar involucradas con el narcotráfico internacional.

La defensores de los extranjeros y nacionales acusados mostraron su inconformidad por la medida tomada, alegando violación de los derechos de sus clientes y del proceso en la causa.

Sin embargo, lo resuelto sólo es cambio de lugar con respecto a la medida cautelar, dado que el juicio oral y público previsto para el 13 de abril se realizará en Siuna, por lo cual los acusados tendrán que regresar para comparecer ante un juez técnico.

En diciembre, exactamente el 8, fuerzas combinadas de la Fuerza Naval y la Policía, al intentar pisar suelo en Walpasiksa, fueron atacadas por varios flancos, resultando muertos el teniente del Ejército Joel Baltodano y el sargento Roberto Somarriba.

Un día después, patrullas conjuntas del Ejército y la Policía se enfrentaron a un grupo de armados que se desplazaba en una panga sobre el mar, en el territorio de Prinzapolka, a los que les incautaron 177 mil dólares, armas y droga provenientes de la narcoactividad en Walpasiksa, comunidad donde los extranjeros fortalecían sus operaciones de narcotráfico.