•  |
  •  |

De Managua a San Carlos es un recorrido que pocos quieren hacer por tierra. Y no es por la distancia --son alrededor de ocho horas--, sino por el pésimo estado del camino. Pobladores del lugar han señalado que nunca lo han visto en buen estado.
El ministro de Transporte e Infraestructura, Pablo Fernando Martínez, fue más allá, y dijo que esta ruta fue la misma seguida por los españoles al ingresar a Nicaragua en el siglo XVI, y su estado es prácticamente el mismo.

En 2011 la historia podría cambiar radicalmente para el departamento de Río San Juan y quizás para el resto del país, cuando culmine la pavimentación de la carretera a este municipio, impulsada por el MTI con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Un total de 60  millones de dólares son los que está invirtiendo el gobierno --con un préstamo del BID--, para rehacer, prácticamente, la carretera Acoyapa-San Carlos, la cual podría estar terminada en el primer trimestre del próximo año.

En total, son 125 kilómetros de carretera pavimentada contemplados en el proyecto, el cual está dividido en cuatro tramos, dos de los cuales concluirán en febrero de 2011, y los dos restantes en junio de ese mismo año, informaron fuentes del MTI.

Durante un recorrido por la zona para constatar el avance de la construcción, el ministro Pablo Fernando Martínez destacó la importancia de las obras para el desarrollo de la región.
Señaló que los proyectos son desarrollados por la empresa Astaldi, que ejecuta los primeros dos tramos, y la empresa Meco-Santa Fe, para los últimos tramos, cuya firma de contrato se realizó en diciembre de 2009.

El primer tramo corresponde a  la rehabilitación y mejoramiento de la carretera que va del empalme de Lóvago al empalme Pájaro Negro.

El proyecto no sólo abarca mantenimiento de carreteras, sino también rehabilitación y reforzamiento de puentes y drenaje, afirmó el ingeniero Ramón Antonio Ruiz, gerente de supervisión de la firma constructora Casisa.

Explicó que están trabajando en el reforzamiento de los drenajes, al tiempo que desarrollan obras de mitigación del impacto ambiental en esa zona.

Articulará centro del país
Según el ministro Martínez, la importancia de esta carretera radica en que una vez que entre en funcionamiento, “mejorará sustancialmente las comunicaciones y el intercambio comercial entre las zonas del occidente, del norte y del centro del departamento de Río San Juan”.

El departamento posee un fuerte potencial turístico y productivo, sobre todo porque la carretera empalmará con el proyecto de construcción del puente sobre el Río San Juan, que unirá las riberas de los dos países (Nicaragua y Costa Rica).