Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Entre 160 y 300 córdobas aproximadamente es lo que al final obtendrán los trabajadores con el nuevo reajuste al salario mínimo, acordado de forma tripartita por los sectores empresariales, sindicales y del Estado, que se determinó en los primeros seis meses en un 6 por ciento extensivo para las nueve tablas salariales de los sectores productivos. Sólo las Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, tendrán un reajuste del 4 por ciento.

Según los sectores sindicales, representados por José Espinoza, de la Confederación Unidad Sindical, CUS, Roberto González, de la Central Sandinista de Trabajadores, y Luis Barbosa, por la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, entre otros, la firma es por el 12 por ciento anual, o sea 6 por ciento de incremento por los primeros seis meses, y otro 6 por ciento para el segundo semestre. La comisión tripartita nuevamente se presentará sólo para ratificar lo establecido o posiblemente estudiar un reajuste, si acaso la economía presentara un crisis económica que disparara la inflación.

“Para el caso de las Pequeñas y Medianas Empresas, Pymes, del sector turismo y servicio, el incremento será sólo del 4 por ciento para el primer semestre e igual porcentaje para el segundo semestre”, expresó Roberto González.

Para Barbosa, si bien esto ayuda en alguna medida a cubrir el déficit experimentado en el salario de los trabajadores que ganan el salario mínimo, este sólo cubre la inflación de los últimos seis meses, pero aún se está lejos de cubrir la canasta básica.

Por su parte, Alberto Guevara, Ministro de Hacienda y Crédito Público, dijo que esto se aplicará a los trabajadores estatales que tienen salario mínimo o sus sueldos están por debajo de esto. Lo que representa sólo el 10 por ciento de la planilla estatal a un costo de 8 millones de córdobas. Según el ministro, el reajuste salarial no se contradice con los compromisos acordados con el Fondo Monetario Internacional.

Cosep: un desafío

José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, dijo que el esfuerzo de ayer fue por llegar a un consenso, balanceando el poder adquisitivo de los trabajadores y asegurando la generación del empleo.

“En aras de llegar a un consenso, sosteniendo la estabilidad de las empresas, se llegó al acuerdo en el cual se tiene una negociación establecida para los próximos doce meses, lo que nos quita el ruido de sentarnos a negociar nuevamente. Este incremento es un desafío, pero considero que es una situación que el sector empresarial va a poder abordar correctamente”, dijo Aguerri.