•  |
  •  |
  • END

Daysi Ramírez Larios, acusada por el Consejo Supremo Electoral, CSE, por supuesto falso testimonio en una investigación de EL NUEVO DIARIO sobre trata de personas y proxenetismo, declaró que su participación fue la de una ciudadana preocupada por la situación que viven miles de jovencitas que son víctimas de la trata de personas y de la explotación sexual.

“El periodista que hizo el reportaje es mi tío, y mientras realizaba la investigación me dijo que en centros nocturnos estaban prostituyendo a menores de edad con cédulas alteradas. Me preguntó si yo quería ser parte de la investigación, y como ciudadana acepté”, dijo la joven en conferencia de prensa realizada en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Agregó que nadie la obligó, y accedió por considerarlo una acción positiva a favor de los y las menores de Nicaragua. “Porque quiero dar mi contribución para que se destape todo lo que está dentro del CSE, porque así como son capaces de dar una cédula por 50 dólares, así cualquiera puede solicitarla para emprender cualquier tipo de delito”.

“Yo tengo hermanas y sobrinas, y no me gustaría que les ocurriera algo similar --la trata de personas-- para enriquecer a gente inescrupulosa con el dolor y el sufrimiento de adolescentes engañadas y vendidas”, dijo.

“Hay malos entendidos y muchos tomaron la información a como quisieron, pero el CSE me está acusando en vez de resolver lo que está pasando en sus narices, sin darse cuenta de lo que está sucediendo, o tal vez se dan cuenta y se hacen de la vista gorda”, expresó.

END afronta el caso

Para Francisco Chamorro, Director de EL NUEVO DIARIO, es evidente que el CSE está tomando el caso por el lado más débil, como es Daysi, quien ayudó a obtener esta información.

“Consideramos que cualquier reacción debe ser contra el diario. Nosotros estamos dispuestos a pelearlo legalmente, incluso internacionalmente, pero los cañones están mal dirigidos, y resulta que la red de corrupción dentro del CSE dicen que están suspendidos, pero deberían estar enjuiciados, y Daysi debería estar completamente libre de toda acusación”, dijo el director de END.

Chamorro señaló que la empresa es la que impulsó el trabajo investigativo, como parte de la responsabilidad social periodística, teniendo conocimiento de las fases de la investigación durante tres meses, iniciada luego de varias denuncias sobre la alteración de cédulas de identidad destinadas a menores nicaragüenses, para aumentar su edad e introducirlas al negocio de trata de personas con fines sexuales.

“Destinamos al periodista Carlos Larios para esto, en coordinación del jefe de información, Roberto Collado, y mi persona como supervisor del trabajo. Queremos ser claros: nosotros en ningún momento entregamos dinero a ningún funcionario del CSE, sino que se le entregó el dinero a una proxeneta, y ésta fue quien le dio dinero a su contacto del CSE”, explicó.

Chamorro también declaró que la señorita Ramírez jamás utilizó el documento de identidad que le entregaron, más que para exponerlo públicamente y desenmascarar la red de corrupción en el CSE.

“Estamos extremadamente agradecidos de que ella se prestara a colaborar con la labor investigativa, y lamentamos que las autoridades del CSE hayan acusado a Ramírez, a pesar de no haber cometido ningún delito”, recalcó el director de EL NUEVO DIARIO.

Seguridad nacional vulnerada

“La utilización de documentación nicaragüense falsa en manos de implicados en los ataques de las torres gemelas, la tenencia de documentos de identidad nicaragüense en manos de guerrilleros en otros países, en poder de narcotraficantes, y ahora en casos de trata de personas, debería ser una verdadera preocupación de seguridad nacional”, señaló el doctor Boanerges Ojeda, asesor legal de EL NUEVO DIARIO.

Explicó que jurídicamente ni este rotativo, ni las personas que trabajaron y colaboraron en la investigación de trámites ilícitos de documentación para el proxenetismo, cometieron delito alguno.

Sin embargo, dijo que el CSE, “diligentemente”, interpuso una denuncia en contra de la joven Ramírez, quien participó en la investigación, y que debería ser tratada como una testigo calificada para combatir el proceso de corrupción en el CSE.

De acuerdo con el doctor Ojeda, la denuncia del CSE en la Estación III de la Policía es por el uso de documento falso, y eso implica que de forma intencional le das uso para beneficio personal.

“En este caso no hay ningún uso para su beneficio, y el CSE tendría que demostrar que lo usó para cometer un ilícito o para hacer trámites a su nombre. De otra forma, no existe delito por uso de documento falso”, explicó.

Indicó, además, que la situación es grave y va más allá, pues la problemática lleva a la desconfianza de lo que puede ocurrir con los procesos de cedulación, con el padrón electoral y las elecciones. También a que internacionalmente el documento nicaragüense sea objeto de desconfianza.

Cenidh dará acompañamiento a joven

Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Cenidh, instó a las autoridades a no desviar la mirada y centrarla en el origen de un problema mayor, que es el cambio de edad de jovencitas para el proxenetismo.

“Se acusó a la muchacha en el Distrito III de la Policía Nacional, pero internamente sobre el caso sólo suspendieron a cinco de sus funcionarios, quienes no tienen acusación en su contra”, comentó Carrión, mencionado que su organización acompañará a la joven Ramírez durante el proceso en su contra.

“La corruptela debería investigarse en la institución y no en el trabajo de investigación periodística de EL NUEVO DIARIO”, agregó.