Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de la República, Daniel Ortega, reiteró ayer que aún no reconoce al presidente electo en Honduras, Porfirio Lobo, luego que se reuniera con el Secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo De Laiglesia, quien precisamente está de gira por Centroamérica para impulsar el proceso de integración entre la Unión Europea, UE, y la región.

De Laiglesia ya estuvo en Guatemala y en El Salvador con el mismo objetivo, ayer se reunió con Ortega y hoy estará en Honduras. Y es que según dijo ayer este funcionario español, su país se propuso firmar el acuerdo de integración entre ambas regiones antes de que deje la presidencia de la Unión Europea en mayo próximo.

“Después de esta conversación resumiría que salgo optimista en cuanto a la reanudación de las conversaciones, en cuanto a la voluntad y a la capacidad de alcanzar un acuerdo”, dijo De Laiglesia.

Ortega sigue en el 28 de junio

Sin embargo, el golpe de Estado en Honduras el pasado 28 de junio paralizó el proceso de integración, y al parecer así se mantendrá, pues el presidente Ortega afirmó ayer que “el golpe (de Estado) está vivo”, y que el presidente Lobo “está sentado sobre las bayonetas”.

El mandatario reconoció que se debe de superar la situación con Honduras para reactivar las negociaciones con la UE, y para ello dijo que existe una iniciativa de los presidentes de Guatemala y El Salvador para “lograr de nuevo la estabilidad en la región”.

“Son propuestas que permitirán recuperar la estabilidad en la región y matar la posibilidad de un nuevo golpe de Estado”, señaló Ortega, pero no especificó de qué se tratan, sino que se darán a conocer “en su momento”.

Critica acuerdo

El presidente también dijo que las expectativas de Nicaragua al comienzo del proceso de integración fueron buenas, pero que “a lo largo del proceso negociador” advirtió que se convirtió “en un atentado contra la capacidad productiva de la región”.

Por ello, agradeció la visita de De Laiglesia, pues según él, demuestra la “voluntad política (de España) para trabajar y contribuir a formar un acuerdo que sea beneficioso para ambas regiones”.


Ortega confió en que el acuerdo de integración generará empleos en Centroamérica y estimulará la inversión europea en la región, así como promoverá la fuerza productiva en Nicaragua en los sectores agroalimentario y turismo.