Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

Contradiciendo los discursos que por años lo distinguieron, el titular de Educación, Miguel De Castilla, la arremetió contra los organismos como el Foro de Educación y Desarrollo Humano --el cual presidió--, la Coordinadora Civil, la Codeni, y otras instancias que demandan aumentar el presupuesto de esta cartera al 7% del Producto Interno Bruto, PIB, para mejorar la situación de la enseñanza pública del país.

Además, catalogó de manipulación y engaño las declaraciones que brindan las distintas fuentes del campo de la educación, a los medios independientes.

“Construyen mentiras e invierten verdades… no voy a decir nombres de medios”. De Castilla expresó que se consultan a expertos como el profesor Arsenio Vivas, Carlos Tünnermann, Mario Quintana, para crear “mentiras de tamaño industrial”.

Acto seguido dijo que “lo que quieren es que el ministro responda mentiras”, sin embargo, en múltiples comparecencias, De Castilla admitió que se necesita triplicar el actual presupuesto de Educación, ya que la mitad de los centros públicos no cuentan con agua potable ni con servicios higiénicos.

También ha lamentado la situación en que se encuentra la infraestructura escolar, y ha dicho que en el estado en que se halla, no sería raro que una se cayera diario.

Sin cifras de matrícula

El titular de Educación tampoco quiso brindar las cifras oficiales de cuántos estudiantes están inscritos en el sistema público, y catalogó de mentiras y engaños las cifras que están brindado organismos nacionales e internacionales del campo de la enseñanza, los cuales aducen que alrededor de 700 mil niños quedaron fuera de las aulas este año.

El funcionario expresó que esta institución maneja tres tipos de matrículas: “La real, que son los que están recibiendo clases en este momento; la informada, que es el dato que brindan las escuelas a la sede central, y la latente, que es la de los niños que se encuentran en las zonas productivas, y que todavía no llegan a la escuela”.

Añadió que esta población es la que se encuentra en Matagalpa y Jinotega, y que otros salen del país a Costa Rica, Honduras y El Salvador para trabajar en los cortes de café.

“Para esta población se prepara un currículo especial propedéutico, con el fin de que hagan su correcta reinserción escolar, una vez que se matricule esta población”, dijo De Castilla.

Por más que se le insistió por conocer el dato de la matrícula informada al Mined, el funcionario dijo que las cifras se conocerán hasta mediados del año escolar.

El ministro de Educación también se refirió a los centros subvencionados, como los de la Conferencia Episcopal y el Vicariato de Bluefields, y comentó que la Contraloría de la Republica solicitó conocer en detalle el desembolso que hace el Mined a estos centros.

“En años anteriores se hacía el desembolso a los centros para el pago de planilla, pero no se entregaba el detalle. El Mined les pedía el número de estudiantes matriculados y se enviaba la cantidad de dinero”, dijo el funcionario, quien afirmó que poco a poco han ido rescatando la planilla original de esos centros desde 2008.

“De 55 millones de córdobas, hemos recuperado 28 millones de córdobas, para saldar la cuenta de ese hallazgo que hizo la Contraloría”, dijo el ministro.