•  |
  •  |
  • END

El juicio contra Karen Vanegas e Irene Peralta, acusadas de encubridoras del delito de estafa agravada en perjuicio de más de mil 800 víctimas en el caso de Marca Móvil, concluyó ayer con una clausura anticipada de juicio, que resolvió el Juez Séptimo Distrito Penal de Juicio, Octavio Rothschuh.

Mientras tanto, el Ministerio Público advirtió que las investigaciones continúan y que pueden presentar acusación contra otras personas que han sido señaladas en el proceso.

Además, esperan que las autoridades policiales capturen al mexicano Jorge Tirado Chávez y/o Eduardo Max Cortina Pineda, que se encuentra prófugo de la justicia.

La clausura anticipada del juicio fue solicitada ayer por Karla Alvarado, abogada de la venezolana Karen Vanegas, argumentando que todas las pruebas presentadas hasta ayer en el juicio oral y público, no señalaba a las imputadas.

Todos los testigos y víctimas de la estafa piramidal señalaban a Aura Montalbán como la persona que les recibía el dinero y firmaba contrato para adquirir la moto o el carro.

La abogada invocó el artículo 305 del Código Procesal Penal, CPP, numeral tres, que dice que durante la etapa de juicio con o sin jurado, hasta antes de la clausura del juicio, “el juez puede dictar sentencia absolutoria cuando se evidencie que la prueba de cargo no demuestra los hechos acusados”.

“No hay elementos de culpabilidad”

“El Ministerio Público no se opone a la solicitud, porque no hay suficientes elementos para demostrar la culpabilidad de las acusadas, por tanto, no se opone a la clausura anticipada”, expresó el fiscal Alejandro López Dávila.

Sin embargo, el juez Rothschuh argumentó que era prematura la petición de la defensa y errónea la respuesta de la Fiscalía, puesto que el judicial debe esperar evacuar todas las pruebas para interpretar, “a menos que el Ministerio Público me dijera que no tiene más pruebas qué presentar, por lo tanto, esta autoridad no puede conceder una clausura anticipada del juicio”.

El fiscal López inmediatamente pidió la palabra y argumentó que “el artículo 305 CPP no dice en qué momento ni cuánta prueba tiene que evacuarse para solicitar la clausura anticipada. No vamos a estar desgastando todo el aparato judicial, cuando no hemos demostrado la culpabilidad de las acusadas”.

El judicial visiblemente enojado expresó: “A petición del Ministerio Público se ordena la clausura anticipada del juicio, se ordena la libertad de las acusadas y la devolución de las fianzas pecuniarias”.

Felicidad por decisión judicial

Los besos y abrazos entre las acusadas y sus familiares no se hicieron esperar. Karen se acercó llorando donde el fiscal López y le dijo: “Gracias por ser justo, por esto he abandonado a mi hijo, mi matrimonio se convirtió en un desastre, pero se hizo justicia. Yo le voy a pedir a Dios para que le mande bendiciones”.

El fiscal respondió: Señorita, yo sólo actué como la ley me obliga a actuar.

Mientras tanto, Joselin Rueda, una de las víctimas de la estafa que trascendió los 28 millones de córdobas, declaró que estaba conforme con lo resuelto en el proceso, porque está claro que ellas no tenían nada qué ver con la estafa.

“Está bien, nosotros vamos a actuar contra Aura Montalbán; a ella sí quiero verla sentada en ese banquillo”, dijo la víctima de estafa agravada.

Víctimas siguen esperando

Las víctimas continuarán esperando que la Fiscalía más adelante interponga una nueva acusación contra otras personas implicadas y la policía capture al mexicano Tirado, que destruyó el sueño de más de mil 800 ciudadanos que se empeñaron o entregaron todos sus ahorros por obtener un carro o una moto a precio módico.