•  |
  •  |
  • END

Cincuenta y cuatro trabajadores del Call Center Telpromax denunciaron ayer ante el Movimiento “María Elena Cuadra” la forma en que el empresario puertorriqueño Alfredo McKeinzi se fue del país dejándolos sin salarios desde el mes de noviembre del año pasado. Jaime Chavarría, uno de los trabajadores afectados, explicó que el trabajo de la empresa era recibir llamadas telefónicas de Estados Unidos, de personas que compraban productos naturales después de ordenarlos por teléfono. “Nos hacíamos pasar como que operábamos en Miami”, dijo.

El puertorriqueño se fue del país el 19 de diciembre pasado y engañó a sus empleados porque les dijo que necesitaba recuperar un dinero en Puerto Rico. “Dijo que el viaje era necesario para poder pagarnos a nosotros y nos pidió que lo esperáramos porque también iba a venir a pagarnos el aguinaldo, pero llegamos a enero y jamás regresó”.

Dijeron los trabajadores que la planilla que pagaba el puertorriqueño era de 25 mil dólares mensuales. La empresa laboró diez meses. McKeinzi se fue del país debiéndole a una gran cantidad de proveedores, entre ellos Unión Fenosa, empresa a la que le adeuda 190 mil córdobas. Los bienes están en la empresa y están embargados por proveedores.

Mitrab defiende a los proveedores

“Nosotros recurrimos al “María Elena Cuadra” (MEC) porque en el Ministerio del Trabajo nos dijeron que primero los proveedores y después los trabajadores”, dijo Chavarría durante una rueda de prensa ayer.

“La empresa fue rentable para él (el puertorriqueño) porque se quedaba con el dinero y no le pagaba a nadie. Cuando llegaba “la señora del INSS la engañaba y empezó a deducirnos Seguro Social, aunque jamás entregó a la institución encargada de la seguridad social el dinero de los empleados”, denunció Chavarría.

La solicitud que los afectados llevaron al “María Elena Cuadra” es recurrir por las vías legales para poder vender los bienes que tenía la empresa y así poder pagarle el salario a los afectados. A Chavarría, McKeinzi le hizo tres pagos con cheques sin fondos, por lo que procedió a introducir una demanda ante un juzgado de lo penal por el delito de estafa.

Reacción de la Presidenta del MEC

Sandra Ramos, Presidenta Ejecutiva del MEC, dijo que el movimiento lleva contabilizados hasta ahora 34 mil trabajadores que han perdido sus puestos de trabajos por el cierre de empresas entre 2006 y 2009.

“Éste es un nuevo caso (el del Call Center) que se sumará a esa cifra, sin embargo, lo que a nosotros nos preocupa es el cierre irresponsable de empresas”, añadió la líder del sector de las mujeres que laboran en las empresas de Zona Franca.

Dijo que hay unas 15 empresas que han cerrado igual, pero que Telpromax es la primera distinta al sector maquila, textil
vestuario.

A los 54 trabajadores afectados los anduvieron del timbo al tambo y al final llegaron al “María Elena Cuadra”, que presionará por sus pagos en el Mitrab.