•  |
  •  |
  • END

La casa frente a la Alcaldía de Ciudad Sandino en Managua está a punto de explotar. No caben todos los familiares que quieren asistir al momento cuando 64 parejas de enamorados se dan el “sí”, en la boda masiva que tuvo lugar oportuno en el “Día de la Amistad y del Amor”.

A las nueve de la mañana empezaron con las primeras 20 parejas. Aceptar públicamente a la pareja, intercambio de alianzas, firmar el acta de matrimonio, y finalmente conciliar la unión con un beso. Un acto de menos de cinco minutos para cada pareja y que cierra con el aplauso de los familiares y de las parejas sucesoras.

Casi tan rápido como el casamiento, ayer, fue la decisión de contraerlo en forma pública y masiva para Katherine Reyes y Byron Blanco. Ambos tienen 18 años. “Vimos el anuncio de la boda gratuita hace una semana. Yo vine el último día, el viernes, para entregar los papeles”, contó la muchacha sonriente y embarazada en el último mes. La pareja, que lleva un año junta, ya tenía la idea de casarse, pero nunca el tiempo, aseguró Blanco. Mientras esperaba su turno, dijo que estaba muy nervioso, pues había pasado días sin dormir.

En diez días se organizaron las bodas

Byron Blanco es uno de los jóvenes que necesitó permiso de sus padres para casarse, explicó Noel Alonso Cano, el abogado de Centi (Centro Nicaragüense de Teoterapia Integral), que es un movimiento ecuménico. Ellos pusieron el anunció hace 10 días en Ciudad Sandino. La gente tenía que entregar sus documentos: partida de nacimiento y cédula de identidad, y llevar dos testigos debidamente identificados hasta el viernes.

“Nuestra legislación está hecha para facilitar a las parejas de casarse”, explicó Cano. “Queremos asegurar que desde del punto de vista jurídico, la mujer está protegida, la paternidad de los hijos, los alimentos en caso de una posible separación. Pero también desde el punto de vista estructural, por los valores de una familia”, añadió.

Es la segunda vez que en este municipio de Managua se llevan a cabo bodas en masa. La última fue el año pasado, y fue organizada también por Alonso Cano. 30 parejas participaron en esa ocasión, confirmó la abogada Teresa Calderón, que junto a los otros cinco abogados que desposaron a parejas ayer pertenecen al Centi, y todos trabajaron voluntariamente.

“La idea es que la gente que no tiene dinero pueda casarse”, dijo Calderón. El abogado aseguró que no había que pertenecer a ninguna religión específica para participar.

Se tomaron tres horas

Manuel Jarquín, de 37 años, y Cándida Ruiz, de 49, se casaron también. Llevan ocho años juntos. “Siempre quisimos casarnos, pero no teníamos plata para una boda. Nos costaría dos mil córdobas y no los teníamos, por eso aprovechamos”, dijo Jarquín.

Expresaron estar emocionados al salir de la corta ceremonia de unión que tardó unas tres horas. “Aquí estamos ya casados y me siento feliz”, señaló Ruiz. “Creo que tuvimos mucha suerte en que nuestro día de boda cayó en domingo y es 14 de febrero”, agregó Katherine después de firmar su acta. Ahora van a celebrar. “Solamente los dos”, le agrega su esposo.

Como la idea de la boda fue tan espontánea, no hubo tiempo para organizar una fiesta.