•   León  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de 15 metros de pared y techo de concreto del Fortín de Acosasco fueron demolidos completamente por personas inescrupulosas, con el objetivo de extraer el hierro para comercializarlo como chatarra. El edificio es considerado como el  último reducto de la Guardia somocista en la guerra de 1979, y es Patrimonio Histórico Nacional.

El acto vandálico ocasionó malestar en distintos sectores de la localidad. Las autoridades policiales investigan no sólo la destrucción de la infraestructura, sino la sustracción de las verjas y barrotes de hierro, que servían como ventiladores al edificio ubicado en la cabecera departamental de León, y que fuera utilizado como cárcel hace 31 años.

El Fortín de Acosasco se ubica a cinco kilómetros del Centro Histórico de León. Se encuentra situado en el cerro de Acosasco, fuera de los límites del núcleo urbano, construido como fuerte militar en 1889, durante el segundo mandato presidencial de Roberto Sacasa.

“El grado de deterioro es grande, desbarataron 15 metros cuadrados de pared y de techo de concreto en distintos áreas del edificio, suspendimos la vigilancia en el edificio hace seis meses, después que cerramos el vertedero municipal e inauguramos el relleno sanitario, pensamos que la gente iba a respetar el edificio, pero ahora vemos que nos hemos equivocado”, dijo el edil Manuel Calderón, tras calificar el hecho como un acto vandálico.

La denuncia por supuesta destrucción al Patrimonio Histórico Nacional fue interpuesta por la comuna la semana recién pasada ante la Policía Nacional. En menos de una semana, la Especialidad de Inteligencia e Investigación de la Policía,  logró la retención de Juan Carlos Blanco Rodríguez, de 18 años, y de Wilber José Lebrón Soto, de 29, oriundos de León, y supuestos autores del delito de robo con fuerza y destrucción a la propiedad privada en el edificio del Fortín de Acosasco.

A través de las investigaciones se ubicó y ocupó uno de los portones de hierro que habían sido sustraídos del inmueble, sin embargo, aún falta ubicar verjas de hierro y tuberías del sistema de alcantarillado sanitario y aguas pluviales.

Calderón detalló que para la rehabilitación del edificio se necesitan alrededor de dos millones de córdobas. “Estamos conversando con universidades que cuentan con la especialidad de arquitectura, para que desarrollen un estudio de rehabilitación del edificio y proceder, pero en estos momentos la comuna no tiene la capacidad para iniciar las obras”, afirmó el funcionario.