•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Confirmado. Como en las películas de acción, teniendo a la mafia de protagonista, narcotraficantes locales de Las Minas fueron los que ejecutaron a dos comunitarios miskitos, durante una engañosa transacción de droga la madruga del sábado, en el área de la abandonada pista de Alamikamba, municipio de Prinzapolka.

Los narcos, según la Policía Nacional, simularon comprarle un kilo de cocaína a Sergio Iván Moody Donaire, y otra cantidad similar a Daniel Simón Padilla Salinas, a los que citaron en el sitio señalado, un lugar agreste y utilizado sólo para cacería.

Ahí recibieron la mercancía de manos de Moody y de Padilla, pero no entregaron el dinero a éstos, sino que les pagaron con un tiro para cada uno, y los mataron a quemarropa.

La Policía Nacional de la zona asegura que son cuatro individuos los involucrados en el doble crimen: tres viven en Rosita y el último tiene su domicilio en Bonanza.

Robaron un carro

Los cuatro, precisa la ampliación de la investigación policial, el viernes último en Rosita se robaron un taxi blanco, placa RN–138, propiedad de Ricardo Torres Mairena, y en él se transportaron hacia Alamikamba.

Aquí, a través de papelitos que mandaron con otros conocidos a las casas de los occisos, llamaron a éstos para que realizaran la transacción, adelantada al parecer vía celular.

El lugar del encuentro fue en el área de la pista, lugar idóneo para pactar actividades ilegales, por la oscuridad y soledad. Ahí se dieron cita los seis después de la media noche.

Los infortunados llegaron con una cajita tipo cofre, en una moto Tough, azul gris, sin placa, motor número 161FMJ090BOO31, chasis LWGPCKL159A000122, Modelo EP150-A.

Bromas y muertos a traición

En el sitio bromearon sobre la rentabilidad del negocio, sobre todo en cuanto a que les está generando grandes ganancias, y acordaron que las transacciones deberían ser más continuas y con mayor cantidad de mercancía.

Lo macabro y la traición se dan cuando los comunitarios entregaron los dos kilos de droga, y recibieron balas en vez de dinero.

Los cuatro narcotraficantes tomaron los dos kilos de cocaína, y abordaron el taxi robado en dirección a Rosita, pero al llegar a la comunidad El Susto, se le poncharon dos llantas automotor.

En ese lugar dejaron abandonado el vehículo y se trasladaron a pie hasta el empalme entre Alamikamba, Siuna y Rosita, donde abordaron un vehículo de transporte colectivo, hasta llegar al último municipio.

La Policía aseguró que las cuatro personas vinculadas a ese hecho con características de crimen organizado, están plenamente identificadas, y que sólo esperan una orden judicial para proceder a su captura.

Aparte de ello, pobladores de Prinzapolka señalan que tanto en Alamikamba como en las comunidades vecinas a Walpasiksa, la droga se mueve como las olas del Mar Caribe.

Dicen que a todas horas, en la calle, en los botes, pangas, incluso dentro de las iglesias, realizan transacción de droga.

Managua confirma

La jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Reyes, afirmó que todo apunta a que el móvil de la muerte de estas personas está relacionado con la narcoactividad.

“De acuerdo con las investigaciones preliminares, hay una transacción de drogas de por medio. Aparentemente estas personas quisieron engañar a otras, y las dos fallecidas corresponden a un mismo caso”, aseveró Reyes.

Nada que ver con Walpasiksa

La comisionada mayor Reyes afirmó que las investigaciones de estas ejecuciones indican que no tienen relación con la muerte de dos soldados de la Fuerza Naval del Ejército a manos de narcotraficantes y pobladores de Walpasiksa.

Sobre el incidente, el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, dijo que la institución castrense recibió la información de la muerte de las dos personas, pero evitó calificarlas como ejecuciones del narcotráfico, en tanto la Policía Nacional no investigue la situación.

“Cuando se dan situaciones que regularmente tienen un nivel de sospechas, dicen que hay narcoejecuciones o (pasada de) facturas. Vamos a dejar que sea la Policía Nacional la que logre, con su trabajo, esclarecer la situación”, dijo Halleslevens, señalando que las Fuerzas Armadas mantienen el dominio sobre los territorios, y que, en estas fechas, no han detectado actividad del narcotráfico.

Narco ejecuciones aumentan

En reacción con la publicación de EL NUEVO DIARIO, el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, emitió ayer un informe en el que sugiere que las ejecuciones con “la modalidad del sicariato” podrían ir en aumento, como una forma más de penetración del narcotráfico en el país.

En el documento, el Ieepp recuerda que las organizaciones de narcotraficantes utilizan “sicarios” y ordenan el asesinato de alguien por una de cuatro razones: la primera, por robo de dinero; la segunda, por robo de droga; la tercera, por denuncia o colaboración con las autoridades, y la cuarta, porque “el objetivo se metió con la mujer” de alguno de los narcotraficantes.

Con base en las primeras investigaciones, en el informe, el organismo señala que los asesinatos de Alamikamba tienen las características de una pasada de cuenta al estilo sicarios del narcotráfico, vinculadas particularmente a la tercera causa, es decir, a la denuncia o a la colaboración de las víctimas con las autoridades.

Uno de los aspectos a los que alude el documento es precisamente el uso de sicarios por parte del narcotráfico en Costa Rica, Nicaragua y Panamá, como una modalidad para deshacerse de los enemigos, y el Ieepp asegura que esta situación irá en aumento a menos que la Policía Nacional y el Ejército de Nicaragua actúen de manera eficaz.

“Este fenómeno debe ser un asunto secreto que manejan las autoridades y que no lo han querido hacer público por razones aún desconocidas, pero desde mediados de 2008 se ha acentuado el asunto del sicariato, es decir, el asesinato por encargo, vinculado directamente a actividades de narcotráfico”, se lee en el informe del Ieepp.

Además, agrega el documento, la utilización de sicarios es “algo que tarde o temprano tenía que darse”, e insiste en que es una modalidad que aumentará en la medida en que las organizaciones de narcotraficantes vayan penetrando el país. No obstante, el Ieepp muestra confianza en la efectividad de la Policía y del Ejército para neutralizar las acciones del narcotráfico en Nicaragua.

(Con la colaboración de José Adán Silva y de Ary Neil Pantoja).