•  |
  •  |
  • END

Dos años tienen de estar esperando sus liquidaciones 12 ex empleados despedidos por el ex procurador de derechos humanos, Omar Cabezas, a quien acusan de violentar sus derechos laborales y sindicales.

La institución pública en estos momentos adeuda a los reclamantes una suma acumulada que se aproxima a los 2 millones 500 mil córdobas.

Jorge Mendoza, quien fue director nacional de defensa y promoción, en la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, dijo que uno de los alegatos de Cabezas fue que el Ministerio de Hacienda no les había entregado el dinero para las liquidaciones.

“Sin embargo, por la naturaleza e independencia de la PDDH, Hacienda nos aclaró que el sistema de transferencia es un sistema especial, y deposita los desembolsos en una cuenta única contable. Como esta institución goza de una independencia funcional y operativa, la PDDH recibe fondos para gastos operativos, bienes y servicios, servicios profesionales y salarios, que incluye gastos de cesantía de trabajadores”, explica Mendoza, señalando que por eso Hacienda nunca tuvo responsabilidad en los pagos de sus liquidaciones, siendo todo responsabilidad de Cabezas.

Agregó que a este grupo de 12 personas, sin contar a otros despedidos, le gustaría conocer qué sucedió con los fondos de sus liquidaciones, ya que Cabezas en determinado momento se declaró en quiebra. Asimismo, exigieron que la Contraloría General de la República dé a conocer qué sucedió con las investigaciones que realizaron por irregularidades en los fondos de la institución.

El abogado Edgar Palacios dijo que son un poco más de 2 millones 400 mil córdobas los que en conjunto debe la institución, sin contar que hay al menos ocho trabajadores que también tienen demandas pendientes por liquidaciones.

Camilo Zapata Marcenaro, fiscal de la Junta Directiva del sindicato de la PDDH, dijo que en el despido se violó el debido proceso, alegando reestructuración, por lo cual Cabezas violó el fuero sindical y no respetó la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa.

Los demandantes alegaron que desde su condición de ex trabajadores de la PDDH, los diputados tomen muy en cuenta esto a la hora de seleccionar al próximo procurador de derechos humanos, ya que Omar Cabezas está propuesto como candidato para ocupar nuevamente el puesto de titular de la PDDH. “Este señor fue un violador de derechos humanos, laborales y sindicales dentro de la misma institución, por lo que ni antes ni ahora fue idóneo para ocupar un cargo de esa envergadura”, recordaron.