•  |
  •  |
  • END

Desde hace más de un mes la Junta Directiva del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec) había decidido investigar una serie de irregularidades en esa institución, informó el miembro de esta directiva por parte de la empresa privada, Miguel Romero Portela, un cargo que el Consejo Superior de la Empresa Privada recuperó luego que el actual gobierno decidiera sacarlo de todas las directivas de gobierno.

“Había algún tipo información que se había discutido en la última reunión para lo cual se había nombrado una comisión y posteriormente la comisión decidió hacer los pasos que se tenían que hacer”, informó Romero.

Según Romero Portela, ya desde el año pasado se estaba trabajando en función de investigar las irregularidades en la institución. “Supimos hace un mes, en la última reunión de junta directiva, que varias personas manifestaron la necesidad de investigar y se nombró la comisión investigadora y una por parte de la junta directiva, entre ellos la ministra, Janneth Chávez ,que son quienes averiguaron todo”.

Ir al fondo

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (Amcham), Róger Arteaga, demandó una investigación a fondo ya que se trata del aporte de las empresas nicaragüense.

“Son aportes del sector privado, por lo que la justicia debe encargarse de enjuiciarlos para que prevalezca la verdad; si hay mayores culpables que sean enjuiciados ya que en un país tan pobre no se puede estar perdiendo los recursos”.

EL NUEVO DIARIO intentó contactar con otros miembros del Consejo Directivo de Inatec, pero no fue posible. Domingo Bermúdez, presidente de la Unión Nacional de Empleados (UNE) en representación de los trabajadores respondió que “estaba en una reunión urgente y que lo llamará más tarde”. Más tarde no respondió. Leonardo Torres, representante de las pequeñas empresas en Inatec, también solicitó que se le llamara después e igualmente no respondió.

Desorden y corrupción

Auditorías independientes y de la Contraloría General de la República confirman los malos manejos en esta entidad pública en la que todavía hay un gasto de más de 60 millones de córdobas que no están debidamente soportados.

Desde 2007, la Contraloría se encontró con la férrea oposición del titular del Inatec, Dámaso Vargas, quien no permitió la entrada de auditores de la CGR a esa institución. En esa ocasión, el Contralor Colegiado Lino Hernández, vicepresidente de la Contraloría General de la República (CGR), denunció que Vargas “mantiene el edificio (del Inatec) militarizado” y no permite la entrada de ciertos trabajadores de esa institución, destacó en ese momento.

Una declaración que fue rechazada en ese momento por el propio Vargas, quien se mostró “anuente” a permitir el ingreso de un auditor interno a la institución, sin embargo, los avances en las auditorías fueron mínimos.


En una declaración a inicios de febrero de este año, el Contralor Lino Hernández destacó una serie de irregularidades de lo que terminaría en la destitución del titular de Inatec. Hernández denunció que había un faltante de 29 millones de córdobas que no estaban debidamente soportados en las cuentas del instituto, además de otros que en total sumaban casi 60 millones de córdobas.

Más hallazgos

Sobre estos señalamientos, la CGR, en su informe, destaca en el hallazgo 3 que “recursos por fondos propios de los Centros de Formación Profesional no registrados en el Sigfa Autónomo”. El Sigfa es el Sistema Integrado de Gestión, Administrativa, Financiera y de Auditoría, que pretende registrar todos los ingresos y gastos del Estado, como una forma de garantizar su uso eficiente y transparente.

En este sentido, la CGR encontró que hay 13.6 millones de córdobas que no están debidamente registrados en este sistema. Un problema señalado, según el mismo informe, en auditorías practicadas en 2006 y 2007.

Pablo Emilio Quiroz, Director General Administrativo Financiero, expresó a la CGR, según consta en el informe de auditoría, que estos fondos nunca se incorporaron al Sigfa. “Intentamos registrarlo en la reforma al final del año, pero fue imposible incorporarlos ya que la información no estaba en los registros de los centros”.

Incluso, por este mismo desorden, una donación de Caja Rural Nacional (Caruna) en el 2008 tampoco fue debidamente registrada, y más bien la CGR determinó que “el Inatec ejecutó en 2008 sobre estos fondos, la cantidad de 531.9 mil córdobas”.

Los funcionarios de Inatec, Pablo Quiroz y Juan Ramón Tinoco, responsable de programación financiera, argumentaron ignorancia, “en vista que ésta se consideraba como donación interna y se desconocía su procedencia de registro”.

No obstante, la CGR les respondió que las Normas de Ejecución y Control Presupuestario para el año 2008, en su artículo 52, párrafo 2, establece “que se deben registrar todos los ingresos por diferentes fuentes de financiamiento”.

De hecho, la principal argumentación de Inatec ante todas estas irregularidades es su desconocimiento de los procedimientos.