• |
  • |
  • END

La jueza Cuarto Distrito Penal de Audiencia, Martha Lorena Martínez, impuso la retención migratoria o el país por cárcel, para el secretario judicial, Jonathan Mejía Valle y el abogado Johnny Navarro, a quienes la Fiscalía les imputa la presunta autoría del delito de estafa.

Además, la judicial Martínez programó a los acusados audiencia inicial para el próximo 5 de marzo, y rechazó un incidente de incompetencia jurisdiccional alegado por la defensa de Valle.

La abogada Sobeyda Manzanares, defensora del secretario judicial en el incidente de incompetencia jurisdiccional, alegó que su representado por ser funcionario judicial deber ser investigado primero por la Comisión de Administración y Carrera Judicial, integrada por cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia, CSJ.

La acusación contra Valle y Navarro se origina por una denuncia de Carolina Vallejos, suegra de “Pipoca”, ante el juez Quinto Distrito Penal de Juicio, Sergio Palacios, a quien le aseguró que los imputados le cobraron 5,500 dólares por la libertad de Elmer Jerónimo Andino, alias “Pipoca”.

Andino fue condenado el pasado jueves a 12 años de prisión junto a Mario Guzmán, alias “Mario El Flaco” por el secuestro del estudiante universitario Walter Mendoza Roa.

En la acusación presentada por la fiscal auxiliar Grethel Fernández, se señala que los acusados cobraron 7 mil dólares, pero las supuestas víctimas sólo reunieron 5,500.

Inicialmente, la Fiscalía presentó la acusación en el Juzgado Sexto Local Penal, pero la titular de esa judicatura Ivette Pineda, se declaró incompetente y remitió el expediente con todo y acusado al Juzgado de Distrito.

Solidaridad de trabajadores judiciales

Dirigentes sindicales y familiares de Jonathan denunciaron que éste fue golpeado por la Policía en la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, mostrando para ello la espalda del acusado, donde lo que sobresalían eran ampollas, aparentemente causadas por las noche que durmió en el suelo.

Carlos Tinoco, líder sindical de los trabajadores judiciales, dijo que la Fiscalía, al igual que la Policía y el juez Palacios, realizaron un procedimiento incorrecto al acusar a Mejía.

Los compañeros de trabajo de Mejía también se quejaron de la supuesta humillación a la que fue sometido el empleado judicial el pasado viernes, cuando fue llevado esposado a su centro de trabajo para que entregara unas llaves.

Mejía, al rendir su entrevista en la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, se presentó como dirigente departamental de la Juventud del Partido Liberal Constitucionalita, PLC, en Managua, según rola en el expediente judicial.