•  |
  •  |
  • END

El primer discurso del recién ascendido comandante en jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés Castillo, habría despejado las dudas sobre la firmeza y profesionalismo de las Fuerzas Armadas ante el evidente intento del Presidente Daniel Ortega por ligarla públicamente al partido de gobierno, según analistas y ex militares que vieron el acto de traspaso de mando la noche del 21 de febrero.

Según el general de Brigada en retiro, Hugo Torres, el discurso oficial del nuevo jefe del Ejército fue ponderado y en la misma línea neutral de sus antecesores desde que el general Humberto Ortega entregó el bastón de mando al general Joaquín Cuadra en 1995, hasta la fecha de ayer en que se dio el cuarto traspaso de mando desde que se creó el Ejército Popular Sandinista en 1979 y hoy Ejército Nacional.

“Fue un discurso neutral, equilibrado, el general Avilés recordó todo el tiempo que el Ejército era de los nicaragüenses y que actuarían apegado a la ley y en la misma línea profesional de los últimos jefes de la institución”, dijo Torres.

“Retórica incendiaria”

Para el general en retiro, el mensaje del nuevo comandante en jefe contrastó con la “retórica incendiaria” y la “manipulación histórica” del discurso oficial del presidente Ortega, quien no cesó de recordar el origen partidario del actual Ejército.

“Ortega trató de arrastrar al actual Ejército al origen guerrillero que tuvo en aquellas circunstancias históricas que nada tienen que ver con la realidad actual, tratando de establecer algún vínculo partidario-político con la institución profesional que hoy en día es el Ejército”, observó Torres.

Para el analista de temas de seguridad, Javier Meléndez, del Instituto de Estudios y Estrategias de Políticas Públicas (Ieepp), el Ejército despejó las dudas sobre su futuro inmediato en su relación con el presidente Ortega y su partido de gobierno, pero observó que es demasiado temprano para evaluar la independencia de los nuevos mandos “ante un presidente Ortega que no cesará en absorber a los militares a su proyecto político”.

Meléndez observó que el general Avilés habló en la misma línea de sus antiguos jefes de armas y que no varió el discurso de independencia de la institución ante asuntos políticos y partidarios.

Cuidado con la flexibilización…

Lo único que a juicio de Meléndez provoca preocupación, es el anuncio del presidente Ortega de orientar al Ejército a usar a sus miembros en actividades para lo cual no está facultado el cuerpo militar.

“Oí que quiere mandarlos a reforestar, a trabajar en las calles para el pueblo y en otros proyectos socio-políticos, esa flexibilización de las funciones del Ejército como defensor de la Soberanía y co-responsable de la Seguridad del país, causa escalofríos por la intencionalidad política que se advierte en acercar al Ejército a proyectos sociales con fines políticos del gobierno”, observó Meléndez.

“El Ejército ya tiene bien definida su función en la sociedad, asignarle otras misiones y funciones que corresponden a instituciones de otra índole, es flexibilizar demasiado el rol del cuerpo castrense, y eso no es correcto”, advirtió el sociólogo.

Sobre nuevos mandos

Para el general en retiro Hugo Torres, la elección del todavía general de Brigada Óscar Valladares Cardoza como jefe del Estado Mayor General, y del también general de Brigada Denis Membreño Rivas como Inspector General, fueron decisiones acertadas.

“Ambos son fundadores del Ejército, mandos bien formados y muy capacitados, de prestigio y respeto dentro de las filas del Ejército y con mucha capacidad y dirección”, dijo Torres.

Meléndez dijo que esperaría a conocer la trayectoria militar de ambos nuevos jefes dentro de la Comandancia del Ejército para valorar bien sus elecciones.

La sombra de Mokorón

Valladares ha sido señalado por organizaciones ambientalistas de daños al medioambiente por la posesión de un lote de tierra y edificaciones en el cerro Mokorón considerado área protegida por los gremios ecologistas.

Fue jefe de Operaciones Especiales, jefe de Operaciones y Planes y por tradición militar respetada hasta ahora, le tocaría ascender al puesto de comandante en jefe en el período 2015-2020.

Por otra parte, el nuevo comandante en jefe asumió ayer su mando con varias visitas oficiales de delegaciones extranjeras, destacando el encuentro privado con el sub Secretario Adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Frank Mora.

Primeras visitas

El funcionario estadounidense visitó al general de Ejército para abordar temas de interés común y cooperación, como parte de las relaciones existentes entre el Departamento de Defensa de los Estados Unidos de América y el Ejército de Nicaragua.

Avilés también participó en una ceremonia de condecoración al Ministro de Defensa de la República de China Taiwán, Kao Hua–Chu, a quien le impuso la “Orden Ejército de Nicaragua”, como un reconocimiento a las relaciones y fortalecimiento de los lazos de amistad y cooperación entre las fuerzas armadas de ambos países.

El nuevo jefe también atendió al ministro de Defensa Nacional de la República del Salvador y Presidente del Consejo Superior de la CFAC, general de Brigada David Victoriano Munguía Payés, con quien tocaron temas propios de los ejércitos de Centroamérica.