•  |
  •  |
  • END

El más grande laboratorio de drogas detectado hasta la fecha, dentro de Nicaragua, fue quebrado ayer por la Policía Nacional.

El operativo involucró a oficiales de diferentes especialidades, y dejó como resultado la detención de tres extranjeros, la ocupación de precursores químicos, dos escopetas calibre 12, distintos artefactos para el procesamiento y elaboración de estupefacientes, lo mismo que la fuga de al menos cinco narcotraficantes.

A las 6:30 p.m. de ayer, la Policía allanó la hacienda El Papalote, ubicada en el kilómetro 26 y medio de la Carretera Vieja hacia León, en la comarca Campo Fresco, del municipio de Villa El Carmen, donde los narcotraficantes los recibieron a tiros.

La operación policial ocurrió gracias a la información suministrada por pobladores del lugar el mes pasado.

Pobladores reportaron raros olores

“La población nos informaba de olores extraños, olores fuertes como ácidos, procedimos a seguir con la información y logramos determinar con todos estos elementos que aquí lo que se estaba produciendo era el montaje de un laboratorio clandestino”, aseguró el comisionado general Carlos Palacios, Subdirector de la Policía.

Los detenidos luego del operativo son: Alfredo Asunción Pérez Mercado, de 41 años, originario del Distrito Federal de México; Máximo Emiliano Pablo Vásquez, de 26, y Modesto Bernabé Espinosa Reyes, de 38 años, ambos de origen guatemalteco, quienes fueron llevados a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial.

Escaparon cinco narcos

A pesar de que la Policía tenía un mes de trabajar la información del laboratorio, al momento de allanar el mismo fue recibida a balazos, y cinco narcotraficantes más lograron escapar, aprovechando el intercambio de disparos.

“Lograron escapar por la sorpresa (y la penumbra) de la noche. Nosotros cuando entramos al allanamiento eran aproximadamente las 6:30 de la tarde, y si ustedes ven aquí la topografía es complicadísima, aquí abajo hay un río, es territorio montoso entonces es bien complicado, ahorita están rastreando con los compañeros de la brigada especial y de la técnica canina”, justificó Palacios.

El laboratorio contaba con prensas mecánicas, pesas metálicas, tanques de aire comprimido, cocinas de alta presión, licuadoras, cemento, alrededor de 20 barriles que contenían diversos químicos, anfetaminas y hasta botellas de ron y de cerveza.

La Policía supone que los detenidos están vinculados a un cártel mexicano. Desconocen si los narcotraficantes habrían trasladado cantidades de anfetaminas hacia otro país y el tiempo que éstos llevaban instalados en ese lugar. El jefe policial descartó que la comunidad haya cooperado con los delincuentes y agregó que hoy ampliarán la información.