•  |
  •  |
  • END

A ocho días de que el presidente Daniel Ortega dijera públicamente que debía enviarse a narcos extranjeros a su país de origen, el Ministerio de Gobernación deportó ayer a México a José Juvenal Mendoza González, miembro del Cártel de Sinaloa y condenado a 22 años de prisión.

Mendoza fue condenado el 10 de julio de 2007 por el juez de juicio de Tipitapa, Sergio Amador, por los delitos de Financiamiento de Estupefacientes, Psicotrópicos y otras Sustancias Controladas, Tenencia y Uso de Armas del Ejército Nacional y la Policía Nacional, y Asociación e Instigación para Delinquir.

La decisión se dio ayer a las 10:45 de la mañana, en cumplimiento al Tratado suscrito entre el Gobierno de la República de Nicaragua y el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos sobre Ejecución de Sentencias Penales, informó Gobernación a través de un comunicado de prensa.

“El Ministerio de Gobernación, cumpliendo la Resolución Ministerial 029-2010, de la Ministra de Gobernación en su calidad de Autoridad Coordinadora por el Estado de Nicaragua, hizo entrega del Privado de Libertad José Juvenal Mendoza González, de nacionalidad mexicana, miembro del cartel de Sinaloa, a las autoridades de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Seguridad Pública Federal de los Estados Unidos Mexicanos, y en presencia de miembros de la representación diplomática mexicana en nuestro país”, reza el comunicado.

La entrega se realizó en el Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”, en coordinación con las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, Dirección General de Migración y Extranjería y la Dirección de Operaciones de la Policía Nacional.

Extraoficialmente se conoce que Mendoza fue trasladado a México contra su voluntad, porque él ya tenía familia en Nicaragua, reveló una fuente del Sistema Penitenciario Nacional, SPN. Además, fue golpeado y obligado a hacer su maleta.

Los otros que se van

El mismo informante dijo que en los próximos días se realizará el traslado de Jesús Javier Flores Vega, Arturo Ramón Gaspar Rubio y Juan Rosales Castañeda, también de nacionalidad mexicana, que fueron capturados cuando la Policía Nacional desmanteló una red del Cártel de Sinaloa, que tenía una pista clandestina de aterrizaje en la zona de Ciudad Darío, 80 kilómetros al norte de Managua.

Mario Sequeira, abogado defensor del mexicano, dijo que hasta la tarde de ayer ninguna autoridad judicial ni penitenciaria le habían informado del traslado de su cliente a tierras aztecas. Durante las investigaciones policiales, Juvenal era considerado el cabecilla de la célula narco.

El presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Armengol Cuadra, aseguró que la sentencia que confirmaba la condena y la extradición de los mexicanos estaba firme, porque había sido firmada por mayoría, ya que el magistrado Sergio Cuarezma no quiso firmar, según él porque no había voluntad expresa de los condenados para ser extraditados a su país, requisito establecido en el Tratado entre México y Nicaragua.