•  |
  •  |
  • END

Fátima Hernández se declaró ayer en huelga de hambre frente al edificio de la Corte Suprema de Justicia, hasta que las magistradas de este poder del Estado decidan atenderla, para explicarles el ‘boleo’ al que fue sometida esta semana en los Juzgados de Managua.

Hernández está en espera de juicio desde mayo de 2009, fecha en que sucedieron los hechos imputados a Farinton Reyes, su ex compañero de trabajo en Migración y Extranjería.

“Me declaro en huelga de hambre hasta que las magistradas me reciban y pueda plantearles lo que pasó esta semana en los Juzgados de Managua. La juez María Concepción Ugarte esperó tres días para decidir que desconocería el caso y mandar a avisar con un secretario después de tenernos casi cuatro horas plantadas en los pasillos de los juzgados”, expresó la joven de 22 años.

Defensa apeló

“Extraoficialmente se conoce que se inhibe, porque no nos notificó. Lo hace porque su despacho ha sido cuestionado desde que su suplente, José Luis Araica, usurpó funciones e hizo audiencia viciada y amañada. Ella permitió que el juez asumiera ilegalmente, para dejar libre al acusado, sabiendo que es un delito grave. Ahora se está sufriendo retardación de justicia”, dijo el abogado de Fátima.

Mientras tanto, el 23 de febrero, la defensa de Farinton Reyes presentó ante el Tribunal de Apelaciones de Managua un escrito apelando la resolución de la Juez Sexto Penal de Juicio, Ingrid Lazo, quien ordenó la prisión preventiva para el acusado.

Además, remitió el expediente a la Oficina de Recepción y Distribución de Causas (Ordice), para ser nuevamente sorteado, ya que el Ministerio Público promovió un incidente de nulidad absoluta por la incorporación anómala del juez suplente.

También familiares

Junto a Hernández, también están en huelga de hambre varios familiares. “La familia Hernández aquí morirá si es preciso pidiendo justicia. No quiero que venga ningún paramédico a verme”, enfatizó la joven.

La fiscal Odeth Leytón, de la Unidad de Género del Ministerio Público, también reclamó por la actitud de la judicial. “Tuve que solicitar a la juez que nos notificara, por favor, porque aquí estamos todas las partes desde las 8 de la mañana, obedeciendo su orientación de presentarnos a esta hora, y nada. Lo que obtuvimos del secretario es que la juez se inhibió de conocer el caso”, expresó Leytón.

Ahora el Tribunal de Apelaciones de Managua tiene tres días para decidir si ha lugar o no a la inhibición de la doctora Ugarte, y saber si continuará conociendo la causa o volverá a sortearse el expediente, explicó la fiscal.

Apoyan a Farinton

Mientras las partes esperaban la audiencia en los pasillos de los juzgados, familiares de Reyes, entre ellos la esposa, Nayana Thomas, presentando pancartas pedían justicia para el procesado.

“Farinton ha sido un hombre respetuoso. Medicina Legal declaró que no hubo violación, no sé por qué lo tienen preso todavía”, gritaban las mujeres.