•  |
  •  |
  • END

Cancelación de líneas de créditos por parte de acreedores internacionales, y un total de 100 mil pequeños empresarios del campo y de la ciudad que quedarán sin la posibilidad de acceder a financiamientos, son algunos de los efectos que traerá en el corto y en el mediano plazo la recientemente aprobada Ley Moratoria, por lo que los representantes del sistema microfinanciero nacional solicitarán al presidente Ortega el veto inmediato de la misma.

En reunión extraordinaria con el asesor económico de la Presidencia de la República, Bayardo Arce, los dirigentes de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, expresaron su completo rechazo a esta Ley, e informaron el impacto que tendrá en el régimen bancario en general y en el sistema microfinanciero en particular.

Se saltaron sobre acuerdo

Según Julio Flores Coca, Presidente de Asomif, los arreglos a los que llegaron con el gobierno el año pasado establecían la reestructuración --caso por caso-- de clientes en mora, por lo que durante 2009 reestructuraron más de 35 mil deudas (a igual número de deudores), con distintas condiciones de tasas y de plazos.

Flores expresó que esta Ley va en contra de lo acordado con el gobierno, a la vez que perjudica la consecución y renovación de las líneas de crédito aprobadas con los proveedores de fondos.

Por motivo de las acciones violentas realizadas el año pasado por el Movimiento No Pago, en contra de las microfinancieras, la cartera se redujo un 15 por ciento, es decir, 75 millones de dólares.

“Está en riesgo que no regresen 70 millones de dólares que ya estamos empezando a pagar a proveedores internacionales, sólo de Asomif, por lo que vamos a estructurar una carta al Presidente, solicitándole el veto a esta Ley. También vamos a recurrir de inconstitucionalidad, porque de acuerdo con la Ley, el que rige el sistema monetario en este país es el Banco Central de Nicaragua”, expresó Flores.

Arce: “Ley no contribuye a la economía”

Por su parte, Arce manifestó que el tema de esta Ley será discutido en el próximo gabinete económico, donde presentará al presidente Ortega el informe brindado por Asomif, que muestra el impacto de la ley.

Aunque el asesor reconoció que “esa Ley no contribuye en nada a la bienandanza de la economía”, sostuvo que el veto es una decisión presidencial.

“Si la gente se equivoca con el juego político que los diputados hicieron, sí puede tener un efecto nefasto, no sólo para el sistema financiero, si no para la economía nacional. Lo que vamos a tener es que el banco no va a prestar y la producción se va a caer, por tanto el empleo se va a venir a bajo”, refirió.

Afecta libre mercado
Para el presidente de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (Amcham) Róger Arteaga, los diputados “decidieron legislar sobre el mercado”. Cuestionó que el presidente Daniel Ortega mantiene un doble discurso ya que por un lado dijo que no aprobaría esta ley y ahora sus diputados la aprueban.

“Están legislando el mercado, puesto que las tasas de interés entre particulares se rigen por la oferta y la demanda y si se ponen a legislar entonces van a distorsionar el mercado”, afirma Arteaga.

Considera que la ley no debió meterse a regular las tasas de interés, incluso sostiene que sin necesidad de la ley se pudo llegar a un mejor arreglo, al referirse a la ley que incluye, a parte de las microfinancieras, según el artículo dos, Ámbito de aplicación, a los bancos del Éxito y Procrédit. 

Por su parte, el especialista en temas fiscales, René Vallecillo, destacó que el peor precedente que se está dejando con esta ley es que los usuarios de crédito que están al día no van ver ningún estímulo para honrar sus deudas, de forma que considera que hay un tratamiento desigual ante la ley.

“Si soy un buen pagador y sé que el día de mañana habrá una ley moratoria es un incentivo perverso para no pagar, porque voy a esperar la próxima moratoria, se está premiando a los que no pagan y se castigan a los que pagan”.

Riesgo país se disparará
La nueva ley podría provocar una serie de trastornos a la economía nacional, al poner contra la pared a las microfinancieras, afirma el presidente de Amcham Róger Arteaga. Uno de ellos es que disparará el índice de riesgo país que ya de por sí, está deteriorado por las acciones del movimiento de productores y comerciantes, conocidos como No Pago.

La misión del Fondo Monetario Internacional, FMI, presente en Nicaragua, revisará el contenido de la Ley Moratoria, donde “tendremos que hacer números”, reveló ayer Miguel A. Savastano, Director Adjunto para el Hemisferio Occidental de este organismo.

FMI revisará ley
“Esta ley, primero que todo, tenemos que leerla, entender qué implica, qué piensa hacer el gobierno respecto a ella y entender su alcance. Una vez que tengamos eso, podemos decidir qué implicancias tendría sobre la economía del país y cuál será el impacto sobre la economía y sistema financiero de Nicaragua”, apuntó.

“Recordó que personeros del gobiernos habían dicho con anticipación que esta no era una buena ley, ahora si el congreso decidió pasar una ley, pues le corresponde a los poderes del Estado decidir cómo regularla, cómo implementarla y nuestro único rol es ver qué efectos pueda tener sobre la economía”.

Sobre un posible veto del presidente Daniel Ortega a la Ley Moratoria, el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, dijo que “está dentro de sus facultades poder vetar total y parcialmente una ley, pero no sé cuál es su criterio”.

(Colaboración de Edgar Barberena)