•  |
  •  |
  • END

Dos nuevos episodios de rebeldía de las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, SPN, desconociendo órdenes judiciales --que en la Constitución se establece de ineludible cumplimiento-- se produjeron ayer, tensionando las relaciones entre esa entidad del Ministerio de Gobernación y el Poder Judicial.

El primer incidente aconteció en la entrada a la Cárcel Modelo de Tipitapa, adonde no le fue permitido ingresar a la jueza Cuarto Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de Managua, Carolina Ortega.

Extraoficialmente se supo que a la jueza Ortega le informaron que no podía entrar al reclusorio porque no avisó de su llegada con días de anticipación y por escrito.

Sin embargo, la ley que regula las actuaciones de los jueces de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, establece que ellos deben visitar al menos una vez al mes a los reos puestos a su orden, y no están obligados a avisar de su llegada.

El segundo incidente

En Managua, el juez Séptimo Distrito Penal de Juicio, Octavio Rotshchuh, ordenó a tres custodios del SPN retirarse de la Sala de Juicio para que los acusados de haber participado en un robo agravado pudieran seguir enfrentando el proceso en libertad.

“Pido a los custodios del Sistema Penitenciario que de forma voluntaria salgan de la Sala de Juicio”, expresó el juez Rothschuh, quien de esta manera hacía cumplir la orden de libertad que él emitió semanas atrás a favor de Johnny Torres Robles, Juan Carlos Jarquín y Engel González Torres.

El juez Rotshchuh explicó que la orden de libertad para los tres imputados es porque se vencieron los 90 días máximos de prisión preventiva que establece el Código Procesal Penal, CPP.

El titular del Juzgado Séptimo Penal de Juicio, señaló que las autoridades de la Cárcel Modelo de Tipitapa, igualmente desobedecieron una orden del juez ejecutor nombrado por el Tribunal de Apelaciones de Managua, quien al dar cumplimiento a un recurso de amparo por detención ilegal también ordenó la libertad de los acusados.

El judicial rechazó, asimismo, el argumento de las autoridades carcelarias, que al recibir la primera orden de libertad alegaron que, la misma, primero tenía que ser revisada por la Corte Suprema de Justicia.

“La Corte Suprema es un órgano superior a este juzgado, pero los jueces somos autónomos, además, este caso todavía ni siquiera es del conocimiento del Tribunal de Apelaciones y menos de la Corte por la vía de la casación”, explicó el judicial.

La expulsión de la Sala de Juicio de los custodios SPN provocó momentos de tensión y la molestia de al meno de uno de los carceleros, quienes se apostaron en la entrada a la referida Sala a la espera de que los acusados salieran para apresarlos de nuevo.

Juez secuestrado

Durante una reciente reunión de jueces de Ejecución de Sentencia Penitenciaria con el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, el juez de Rivas, Melvin Vargas, denunció que en el penal de Granada lo secuestraron durante dos horas.

Según el judicial, además de haber estado retenido contra su voluntad, también le requisaron su vehículo y hasta le decomisaron su teléfono celular, sin que hasta la fecha haya sido devuelto.

La denuncia del juez rivense

Mientras tanto, los jueces de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria de las regiones autónomas del Atlántico Norte y Sur, también denunciaron que las órdenes de libertad que han emitido están siendo desobedecidas por los funcionarios del SPN.

Las denuncias de los judiciales de Rivas y de las regiones autónomas del Atlántico nicaragüense, fueron divulgadas a través de una nota de prensa de la Dirección de Relaciones Públicas del Complejo Judicial de Nejapa.