•   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Fuerzas de la Policía esteliana mantenían “sitiadas” la tarde de este jueves las instalaciones departamentales del Ministerio de Educación, luego que fueron desalojados maestros, estudiantes y trabajadores de la delegación que apoyaban a la destituida delegada, profesora Angelita Cano.

Momentos de tensión se vivieron a la media noche del miércoles y la madrugada del jueves, cuando fuerzas policiales --con lujo de violencia-- derribaron las puertas principales de la delegación del Mined, tomadas pacíficamente por un grupo de maestros y trabajadores de esa entidad en protesta por lo que consideran destitución arbitraria de la profesora Angelita Cano Valle.

Las fuerzas policiales no permitieron a los periodistas acercarse al inmueble, que es un bien público, y en cuyo interior se encontraban Cano y las dirigentes del sindicato de Anden, Brígida Rivera, Guadalupe Meneses y otras.

Resguardo de vehículos

Los policías resguardaban un autobús y al menos trece camionetas que trasladaban materiales educativos de la sede nacional a la departamental, y poco después los uniformados irrumpieron contra la instalación.

Cano, Rivera y Meneses fueron golpeadas y conminadas a salir, y al no hacerlo se les obligó a ubicarse en una salita del fondo de las instalaciones.

Una vez que se descargó todo el material educativo, las retenidas lograron salir. Cano y Rivera dijeron que es mucha coincidencia que ahora que se daba este conflicto, funcionarios de la sede central del Mined enviaran tal cargamento. Otro asunto raro es que los materiales no fueron ubicados en las bodegas, sino en la parte de las oficinas que estaban tomadas.

La profesora Marlene Valenzuela mostró su mano derecha afectada, tras los golpes recibidos y ser arrastrada por una sala que está en la parte frontal de las instalaciones.

¿Quién pidió resguardo?

El jefe de la Policía en Estelí, Sergio Cáceres, dijo a los periodistas que ellos no se inmiscuyen en conflictos administrativos, que a la Policía le solicitaron resguardo al traslado del material, y que ningún policía tenía orden de irrumpir en el edificio o golpear a nadie. Afirmó que a ningún uniformado se le ordenó impedir la entrada a los periodistas.

Marcel Rodríguez dijo que fue golpeado por los policías cuando intentaba conversar con la profesora Cano para conocer de su situación.

Mientras tanto, Macario Peralta, el nuevo delegado, comenzó a laborar en las instalaciones de la delegación departamental del Mined, luego que fue desalojada por los maestros y estudiantes que la habían tomado pacíficamente y que decidieron replegarse a las oficinas de Anden-Estelí.

En horas de la tarde, un grupo de estudiantes y maestros que apoyaban a Cano, fueron obligados a abandonar las instalaciones del Colegio “Guillermo Cano” antes anexo a la escuela normal de Estelí.