•  |
  •  |
  • END

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, destituyó al presidente estudiantil del Recinto Universitario “Rubén Darío” (RURD), sin rendir ningún tipo de explicaciones. Este accionar despierta dudas entre los estudiantes, y aducen que hay intereses políticos de por medio.

Alejandro Duarte Jarquín, estudiante de Medicina, era el representante del RURD, hasta que el pasado miércoles, aparentemente, el rector de dicho centro, Francisco Guzmán, conspiró en su contra, trayendo ante el Consejo la moción para destituirlo del cargo, y la mayoría aprobó el planteamiento.

“A mí no me notificaron nada, y ese día no pude asistir a la reunión del Consejo porque yo estaba de turno en el hospital de Granada. Desde hace tiempo he tenido problemas con César Pérez --ex presidente de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN-- porque no estaba de acuerdo conque yo le reclamara por sus acciones, y me amenazó con sacarme del cargo”, relató Duarte.

Agregó que “el rector Guzmán no tenía ningún argumento para sacarme del cargo, violentó los estatutos. Está claro que detrás de todo esto está César (Pérez), quien a pesar de que ya salió de su cargo, todavía manipula a la gente”, expresó.

Señaló, además, que dentro de los reglamentos del Consejo Electoral Nacional, CEN, no estipula la infuncionalidad, que es lo que supuestamente argumentan.

De igual manera, Duarte manifestó que no hará nada para revocar la decisión por temor a que lo afecten académicamente, pues cursa el último año de Medicina.

“Ya me han amenazado infinidad de veces, me poncharon las llantas del carro, todo eso ante los ojos de las autoridades universitarias, a quienes les gusta tener matriculados a una manada de vagos, porque eso es lo que son, y mientras no haya un estudiante gravemente lesionado, no van a hacer nada”, apuntó.

Que se preocupe por el presupuesto

Por su parte, el dirigente estudiantil Amaru Ruiz, opinó que “el rector de la UNAN y todas las autoridades universitarias no deben involucrarse en los problemas que acontecen dentro de UNEN. Ellos no deben interferir en esos procesos, eso se llama injerencismo”.

“En vez de estarse metiendo en asuntos gremiales, las autoridades de la UNAN-Managua deberían preocuparse no de los problemas de UNEN, sino de lo presupuestario, del seis por ciento asignado. Esperamos que rinda cuentas así como lo hizo la Universidad Centroamericana recientemente”, añadió Ruiz.

De igual manera, comentó que “deben brindar informes sobre la implementación y ejecución de los fondos del seis por ciento. Las autoridades tienen la responsabilidad con los estudiantes para exponerles la inversión de este porcentaje asignado exclusivamente para el uso y provecho de los universitarios. Respecto a este tema deben aclarar, porque la desinformación genera muchas dudas”.