•  |
  •  |
  • END

Las dos personas detenidas el jueves en las inmediaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, señaladas por las autoridades policiales de ser sospechosas del delito de trata de personas, no son de origen guatemalteco, como se presumió durante la captura, sino nicaragüenses.

Gracias a un rápido operativo realizado por agentes de la Quinta Delegación de Policía, se detuvo a Gerardo José Calero Medina, de 40 años, y a Cinthya Moreno Padilla, de 25, quienes portaban cédulas nicaragüenses, pero tenían acento extranjero.

“Son nicas, el varón es nicaragüense, pero nacionalizado en Costa Rica. Tiene dos cédulas, y la mujer es nica. No hay ningún problema que el hombre ande esas cédulas, porque aunque obtenga otra nacionalidad, no pierde la nicaragüense”, aseguró la comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, donde están guardando prisión los supuestos delincuentes.

Querían llevarlas a “club de baile”
La jefa policial aseveró que están investigando a Calero Medina y a Moreno Padilla por el delito de trata de personas, porque supuestamente andaban buscando jóvenes para llevarlas a un club de baile, pero no dio detalle de las circunstancias de la captura de éstos, mientras una fuente ligada a las investigaciones, dijo a EL NUEVO DIARIO que la madre de una joven universitaria dio la voz de alerta en cuanto a que personas estaban tratando de captar jóvenes, prometiéndoles beneficios económicos si aceptaban modelar para revistas en internet.

La fuente aseguró que los supuestos responsables de ese delito daban a las jóvenes una dirección de correo electrónico que resultó falsa, y el destino de las que se iban a apuntar a la agencia era Guatemala. Una universitaria y lectora de la página digital de END confirmó la versión del informante.

“Qué susto me llevé cuando vi esta noticia en un canal nacional, pues recientemente yo junto a otras tres chicas fuimos contactadas por estas personas, quienes decían ser de una revista llamada Zona Cero Club, la cual no existe. Ellas y yo vimos raro el hecho de que ellos no portaban ID (identificación) o carné, de hecho dejamos de ir a una capacitación que nos estaban dando, porque ellos (los supuestos delincuentes) nunca hablaron de contratos, pagos, ni nada. Enhorabuena que Dios nos ama”, escribió la joven.

La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, afirmó que los detenidos estaban circulados por la DAJ, bajo sospechas del mismo delito de trata de personas.