•  |
  •  |
  • END

Fuga de capitales, estancamiento de la economía e impacto negativo en la imagen financiera del país, serían tres de las principales afectaciones que a juicio de economistas independientes, generará en corto plazo la aprobación de la Ley de Moratoria.

Sergio Santamaría, economista independiente, señaló que la aprobación altera las proyecciones de crecimiento del país y destruye la relación de confianza comercial entre el sistema financiero y los clientes y potenciales usuarios de los bancos.

En ese sentido, dijo que la expresa preocupación del Fondo Monetario Internacional, FMI, es válida, en cuanto a que amenaza los cálculos del programa económico que el país negocia con el organismo multilateral.

Una ley restrictiva
“Lo que pasa es que el programa de negociación que se tiene con el FMI busca estabilidad macroeconómica y financiera, y cuando uno está haciendo una ley que está decidiendo sobre tasas de interés, plazos, etcétera, entonces prácticamente estás invadiendo y restringiendo el accionar de la banca comercial”, observó Santamaría.

“Es cierto que son recursos con altas tasas de interés, dados a personas de alto riesgo, son créditos caros, por eso son libres y bajo reglas establecidas, que las personas deben conocer y aceptar si quieren aceptarlo o rechazarlo. Renunciar al crédito debería ser una preocupación del FMI, porque podría afectar la situación financiera y las proyecciones de crecimiento de algunos bancos”, añadió.

“La preocupación es porque hay una invasión en situaciones que deberían ser acuerdos entre privados, y segundo, porque se ponen en riesgos las proyecciones de crecimiento de la economía en cuanto se afecta a un rubro (recuperación de cartera de las microfinancieras), cuyos resultados inciden en el crecimiento de la economía macro”, dijo.

Añadió que un efecto grave de la ley es que “atenta contra la cultura de pago”. Esto, porque “se sienta el precedente de que todo mundo quiera, más adelante, una Ley Moratoria, y eso socava la confianza del sistema financiero con los clientes, y afecta el acceso de los clientes a los créditos bancarios”.

“Y al no haber esa relación comercial, la economía se estanca, los fondos de los bancos congelados, que no se mueven, no generan movimiento financiero”, estimó el economista, advirtiendo que esa situación amenaza con establecer un efecto más negativo como es la fuga de capitales.

El dinero internacional huye
“Si los bancos sienten que en Nicaragua no pueden prestar sus fondos porque no se les garantiza seguridad jurídica en la recuperación de los créditos, lo que puede ocurrir es que los acreedores internacionales de esos bancos coloquen el dinero en otros países, o saquen los recursos de Nicaragua y los trasladen a Panamá, Costa Rica, a otros países, o sea, se genera un riesgo de fuga de capitales, y eso eleva el nivel de riesgo país y aleja a inversionistas financieros que no invertirían un peso aquí con leyes como esas”, analizó.

Por su parte, el economista José Luis Medal calificó como “un absurdo, incorrecto y un contrasentido”, el fijar una tasa de interés determinada en una nación que tiene un alto riesgo país.

Medal insistió en que técnicamente es incorrecto haber anclado la tasa de interés para beneficio de cinco mil productores con deudas vencidas con las instituciones de microfinanzas, “porque se podría afectar al resto del sector productivo, y porque se emite una regulación para un sector, pero no para otros”.

El economista, quien aclaró que en ningún momento está planteando que se regulen las tasas de interés para otros sectores, dijo que alguien podría reclamar que si se establecen topes para las microfinancieras en su relación con productores con adeudos vencidos y si se fija también para los préstamos entre particulares, ¿por qué no hacerlo con los bancos?
Medal destacó que lo mejor es que las tasas de interés para los créditos e incluso para las tarjetas de crédito las regule el mercado, sin embargo, reconoció que eso es difícil en Nicaragua, donde hay “un oligopolio financiero”.

Correcta legislación la de EU
De acuerdo con el economista, lo que hay que hacer es tomar medidas similares a las que tomó la actual Administración de Estados Unidos, que sin tocar la tasa de interés, está incidiendo con la Ley para evitar abusos, y para que la información sobre las tarjetas de crédito sea totalmente clara para el público.

Aseguró Medal que regular tanto tarjetas de crédito como el caso del interés para la renegociación de los que tienen créditos vencidos por medio de la Ley Moratoria, no sólo es negativo, sino que ayuda a elevar más el riesgo país, lo que impide el ingreso de capitales financieros y por lo tanto dificulta la competencia en el mercado del dinero.