•  |
  •  |
  • END

Una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) encabezada por el Secretario Adjunto para Asuntos Políticos, Dante Caputo, llegó ayer al país con el propósito de “hacer una antesala para las elecciones de 2011” y no observar los comicios regionales de la Costa Caribe, pues técnicamente no se prepararon.

Caputo compareció ayer en conferencia de prensa con el magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, casi al rozar la noche.

Durante todo el día, a las actividades del CSE con “observadores internacionales” se les fue negado el acceso a los medios de comunicación escritos.

El NUEVO DIARIO fue invitado a una actividad realizada al mediodía en la que acreditaron a funcionarios de gobiernos latinoamericanos que observarán los comicios, pero al llegar a las instalaciones del CSE, donde está establecido el Centro de Cómputos, el guardia de seguridad adujo que este medio no estaba en la lista de medios autorizados a entrar.

El CSE requirió a los medios de comunicación acreditarse para poder acceder únicamente a las conferencias de prensa, sin embargo, la acreditación no sirvió ayer para ingresar a las instalaciones del CSE.

Caputo: “No es misión electoral”

Según Dante Caputo, es preciso que una misión electoral se establezca en el país un mes y medio antes de que se realicen los comicios, por ello no están en capacidad de llamarse observadores.

“No estamos en condiciones de armar como se debe una misión de observación electoral, miremos esto como un preludio, una antesala a las elecciones de 2011”, dijo Caputo, quien agregó que no informarán públicamente sobre los resultados de la visita que realizan en el país.

En referencia a la delegación que encabeza, Caputo expresó que “no hay aquí nada que se parezca a una misión de observación electoral”.

Por la mañana, el CSE acreditó al presidente del Tribunal Supremo Electoral de El Salvador, Eugenio Chicas, al ministro de la Corte Electoral de Uruguay, Wilfredo Penco, y tres ex funcionarios electorales de Colombia, Guatemala y República Dominicana.

Estos comicios serán observados también por el Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y Autonómicos, Cedehca, y han sido calificados de antemano como fraudulentos por los opositores por la escasez de observadores electorales.