•  |
  •  |
  • END

El Ejército de Nicaragua incautó ayer un helicóptero abandonado por narcotraficantes, y encontró una pista de aterrizaje en la que se habían empleado maquinarias pesadas en la espesura de la selva en la Región Autónoma de la Costa Atlántica (RAAN).

El coronel José Danilo Blanco, jefe del Destacamento Militar Norte, se movilizó ayer a la zona de San Carlos, comunidad ribereña del río Coco, fronterizo con Honduras, donde fue encontrada abandonada la nave, a 75 kilómetros al oeste del municipio de Waspam.

Exactamente el helicóptero fue dejado a cuatro kilómetros al sur de Sangsang, una comunidad indígena ubicada en la periferia de San Carlos. El aparato aterrizó en un abandonado plantío de frijoles y sus dos pilotos huyeron, según los reportes militares.

En la inspección y visita a la zona donde se encontró la aeronave participaron peritos antinarcóticos de la Policía Nacional, fiscales del Ministerio Público, técnicos del Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil y los militares encargados del operativo de rastreo y persecución.

No pudieron quemarla
La nave fue abandonada el pasado 8 de marzo al mediodía, supuestamente, luego de que divisara un helicóptero de la Fuerza Aérea que rastreaba el vuelo después de recibir la información de Inteligencia.

Se presume que dos pilotos bajaron y se internaron en la espesura de la selva buscando la frontera con Honduras. En el camino abandonaron un bolso negro con ropa civil, y dejaron encendido el sistema eléctrico de la nave con intenciones de descargar la batería o provocar un cortocircuito que lo quemara.

El aparato tenía el 75 por ciento de la reserva de combustible, y se calcula que el restante 25 por ciento había sido consumido en vuelo de una distancia entre 100 y 120 kilómetros, por lo cual las autoridades sospechan que partió de Honduras y venía a Nicaragua a comprar alguna carga de droga.

Fuentes policiales de Bilwi confirmaron a EL NUEVO DIARIO que las pruebas químicas realizadas al interior de la nave dieron positivo, lo cual indica que en la nave se había trasegado cocaína.

Modificada para carga
El helicóptero tiene una capacidad de carga, de acuerdo con los peritos de Aeronáutica Civil, de 650 libras, pero ésta podía cargar hasta 800 libras.

La nave había sido modificada en su parte trasera, de donde quitaron asientos para aumentar la capacidad de carga. Es un helicóptero gris con rayas rojas y azules, marca Bell modelo HIU-500D, con la matrícula TG-DEB, de Guatemala.

El vehículo fue revisado por técnicos de la Fuerza Aérea, quienes la activaron, cargaron de combustible y trasladaron a los hangares de la Aviación en Managua. De acuerdo con la ley 595, Ley General de la Aeronáutica Civil, el aparato será entregado a la Fuerza Aérea para su uso.

Maquinarias en la selva
A unos 25 kilómetros de la zona del hallazgo, el Ejército realizó vuelos de exploración y reconocimiento, y detectó una pista clandestina de aterrizaje, que por lo avanzado de su construcción, se sospecha que estaba siendo habilitada desde hace meses.

Los exploradores del Destacamento Militar Norte aterrizaron en una pista de unos 800 metros de largo y 60 metros de ancho en medio de la selva.

En el área se encontró un tractor y una retroexcavadora, ambas de la marca Caterpillar y con abundante combustible. El Ejército sospecha que cerca de la pista hay enclaves de abastecimiento de combustible para helicóptero y las maquinarias. No había personas en el lugar.

Comunitarios de Kitaski, cercana a la pista de aterrizaje, dijeron al Ejército que un grupo de foráneos estaban dirigiendo la construcción de la pista, y ofrecieron un pago de 250 dólares por semana de trabajo a los comunitarios.

Se presume que el helicóptero pudo haber estado en el lugar donde se hace la pista, y que con la intención de esconderlo lo movilizaron al sitio donde fue visto y ocupado.

El coronel Danilo Blanco dijo que con base en investigaciones realizadas ayer por la tarde, conocieron que las maquinarias pesadas, se dice, son propiedad de Arturo Hannson, quien reside en la comunidad de Sangsang, 12 km al noroeste de donde se ubicó el aparato aéreo.

Con base en las huellas de la maquinaria pesada, se presume que pudieron haber cruzado de Honduras, aprovechando que en esta época del año hay algunas partes secas del río Coco. Los narcos abrieron una trocha para trasladar las máquinas hasta el sitio de la pista.

Miembros del Ejército de Nicaragua continúan las labores de rastreo y búsqueda de sospechosos y mantienen resguardada la pista y los medios ocupados en el lugar.