Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

¿Nicaragua logrará la universalización de la enseñanza primaria? Esa es la pregunta que se hacen los organismos de la educación, ya que nuestro país deberá cumplir con esta meta en 2015, sin embargo, el bajo presupuesto a este rubro y el aumento de la población, ponen en riesgo este objetivo del milenio.

El economista Adolfo Acevedo realizó un análisis sobre lo que significaría lograr la universalización de la primaria. Para comenzar, afirmó que “los objetivos de Desarrollo del Milenio en el campo educativo, no se refiere al logro de la matrícula primaria, sino velar para que todos los niños puedan terminar el ciclo completo de la enseñanza primaria”.

Esto dependerá, según Acevedo, del nivel de acceso al sistema educativo. Indicó que la tasa neta de matrícula en educación primaria indica el grado de cobertura en ese nivel.

“Hasta antes de conocerse los resultados del Censo de Población de 2005, la tasa de matrícula primaria neta de Nicaragua se estimaba en 80.3% para ese mismo año; las actuales se desconocen”, expresó Acevedo.

Según la proyección
Sin embargo, luego de conocerse los resultados de dicho Censo, produjo un estimado de población mucho menor al que había sido previamente proyectado para ese mismo año. Según los datos, se estimó en 87.2% para 2007, dijo el especialista.

Datos proporcionados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, y el Ministerio de Educación, en 2007, para 2008 la cifra de matrícula se mantendría en 87.2%, mostrando la factibilidad de acercarse al 90% de matrícula primaria neta hacia 2015.

Acevedo explicó que la factibilidad no debería tener mayores problemas en materializarse, sobre todo si se tiene en cuenta que, dada la tendencia al rápido decrecimiento de la población infantil asociada a la actual fase de la transición demográfica, el cumplimiento de dicha meta se alcanzaría con menos niños matriculados en la enseñanza primaria, que en la actualidad.

Mantener al niño en la escuela
Pero el Objetivo del Milenio plantea que todos los niños concluyan la enseñanza primaria, y, por supuesto, matricularse en la primaria y completarla no son la misma cosa, dijo Acevedo.

Según cifras de la Unesco, Nicaragua muestra el valor más bajo de la tasa de sobrevivencia al quinto grado en Centro América. Para 2007, se estimó que en Panamá la tasa de sobrevivencia al quinto grado fue del 90%; en Costa Rica, el 87.6%; en Honduras, el 83.4%; en El Salvador, el 73.7%; en Guatemala, el 68.7%, mientras en Nicaragua sólo alcanzaba el 47%.

Agregó que es verdaderamente preocupante la baja eficiencia que muestra el sistema educativo nicaragüense, en términos de asegurar la permanencia y la culminación de la educación primaria, a pesar de que el acceso a la misma, según las nuevas cifras oficiales alcanza ya más del 87%.

Para Acevedo, este resultado indica que, de no realizarse un esfuerzo muy considerable no sólo por ampliar el acceso, sino sobre todo la permanencia en el sistema educativo, nuestro país no lograría el objetivo de universalizar la conclusión de la educación primaria.

Para la fuente, se debe exigir políticas especiales que promuevan y faciliten a los niños fuera del sistema escolar, no sólo el acceso, sino la permanencia en las aulas de clases.

Otro dato interesante es que la culminación de la educación primaria en 2001, el porcentaje de la población de entre 15 a 19 años, fue del 70.8% para las mujeres, y de sólo el 58.6% para los varones.