•  |
  •  |
  • END

El corazón de la mujer que ha inspirado tantas obras literarias, pictóricas y musicales en el mundo, hoy está en riesgo. Las enfermedades cardiovasculares están entre las primeras causas de muerte en las féminas, debido a los cambios hormonales en el periodo de la menopausia, advirtió el médico internista Vicente Maltez.

La carencia de hormonas estrógenos ha desencadenado una serie de enfermedades que afectan con mayor incidencia a las mujeres, y que en la medicina moderna se les estudia como “la salud de la mujer”.

El doctor Maltez explicó que la menopausia inicia a los 50 años, incluso en algunas mujeres, antes de esa edad. Al llegar a este período la mujer se predispone a un conjunto de enfermedades, entre ellas las cardiopatías, el cáncer de mamas y la osteoporosis. Esos son los principales problemas que las afectan.

El especialista indicó que en los últimos 30 años, la mortalidad de cardiopatía isquémica ha aumentado en las mujeres. Esto debido a que la falta de estrógenos incrementa el colesterol, y la sensibilidad a la insulina.

El colesterol, tabaquismo, y más

Ante el incremento de estas enfermedades del corazón, Maltez afirmó que es necesario que se mantenga controlado el colesterol, la diabetes y la hipertensión. Algo muy importante, dijo el galeno, es que las mujeres no estén gordas y hagan ejercicios.

Pero si le sumamos el tabaquismo, la situación se complica aún más. El médico explicó que el fumar para la mujer conduce a dos problemas: acelera el endurecimiento de las arterias o arteriosclerosis, y hace que la menopausia aparezca a una edad más temprana.

Una menopausia prematura conlleva a la osteoporosis, lo que provoca en la mujer la fractura en las caderas. “Lo delicado es que la mujer está en el centro de la publicidad, especialmente en Asia y en América Latina”, dijo el doctor Maltez.

Agregó que los casos de cáncer del pulmón, provocados por el tabaco, superan los once mil en Estados Unidos, y de éstos de nueve mil se señalan en mujeres.

Diabetes y Alzheimer
El doctor Maltez comentó que el “azúcar” es otro problema de importancia, pues quienes tienen ovarios poliquísticos y diabetes gravídica (en el embarazo) corren más riesgo de sufrir una diabetes severa.

“También aumenta la hipertensión en la mujer. Hay mayor prevalencia en la tercera edad, lo que provoca trastornos inmunitarios. Es decir, que el sistema de defensa en vez de protegerla la ataca, y un ejemplo claro es el lupus, la artritis reumautoidea y la esclorodermia que destruyen la belleza de la mujer”, dijo el internista.

El Alzheimer es otra de las enfermedades que es dos veces más frecuente que en el hombre. Los bajos niveles de estrógenos endógenos causan efectos en la cognición y la memoria, explicó el médico internista.

El VIH y ETS
Otro dato es que el VIH/Sida está afectando a mayor número de mujeres, ya que esta enfermedad llega a la casa por los maridos. Igual ocurre con las Enfermedades de Transmisión Sexual, ETS, que pueden provocar cáncer en el útero de la mujer, dijo el especialista.

Maltez explicó que las ETS provocan daños en los tejidos del útero, y hacen que penetre fácilmente el virus del VIH y del Papiloma humano. En el caso de la Gonorrea y de la Clamidia provoca esterilidad e infecundidad, provocando abortos espontáneos.

Depresión, violencia y fármacos
Un tema poco explorado por los médicos cuando la mujer llega al consultorio son el uso excesivo de fármacos, la depresión y la violencia intrafamiliar, señaló Maltez.

Comentó que entre los trastornos sicológicos que más afectan a la mujer está la depresión, la cual aparece en el 10% de las embarazadas, y en el 15% en el post parto.

Maltez afirmó que la depresión dura más y tiene menos remisión espontánea. Agregó que las mujeres están más propensas a sufrir de ansiedad y de trastornos alimenticios, como la bulimia y la anorexia nerviosa.

Pero lo que conlleva a la mujer a la depresión, según Maltez, es la violencia en la que vive. “Ningún médico pregunta a la mujer cómo está la situación en su hogar, si sufre violencia doméstica, y menos la remiten a un psicólogo. La mayoría de los galenos prefieren ver los toros de largo y recetar”, expresó el médico internista.

Todo esto provoca que la mujer comience a tomar fármacos, entre ellos los tranquilizantes, somníferos y hasta anfetaminas. “Provocamos una sociedad narcotizada, cuando lo más fácil es preguntar y atender a la mujer”, dijo el especialista.

Lastimosamente, dijo Maltez, “no se ha visto una tendencia en el sector médico a realizar un diagnóstico detallado que favorezca a la mujer, por el contrario, las féminas se quejan una baja calidad en la atención y en los diagnósticos”, concluyó el médico internista.