Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El ex ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo, envió una carta pública al ex presidente Arnoldo Alemán en la que lo retó a participar con él en un debate público para que argumente las acusaciones que ha hecho contra el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro y sus funcionarios, a la vez que lo exhortó a cumplir con el acuerdo de Metrocentro II de no reelegir a los magistrados del poder Electoral.

Exactamente el mismo día en que se conmemoró el triunfo de la Unión Nacional Opositora, UNO, sobre el Frente Sandinista el 25 de febrero de 1990, Alemán hizo acusaciones de corrupción contra el gobierno de Barrios de Chamorro.

Al respecto, Lacayo escribió en la misiva que “llama la atención que en el contexto de dicha conmemoración usted haya hecho señalamientos al gobierno que presidió Doña Violeta Chamorro, en el cual serví como Ministro de la Presidencia”.

No hay coincidencias fatales
“Y más significativo aún es que esos señalamientos hayan coincidido con los ataques infames y cobardes que el actual gobierno está haciendo a Doña Violeta en irrespetuosos spots publicitarios que la mayoría repudiamos”, prosiguió y seguido agregó que “uno se pregunta, ¿a qué se deben estas coincidencias, son acaso también parte del pacto?”.

Pese a que en la carta aclara que no quería caer en “actitudes contestatarias” con Alemán, Lacayo lo retó a un debate público, donde además, dice que le demostrará “la diferencia entre actos de corrupción gubernamental y decisiones legítimas de gobierno sujetas a controversias, pero desprovistas de toda corrupción”.

Que cumpla Metrocentro II
El ex ministro de la Presidencia aprovechó para exhortar al ex mandatario a cumplir con el acuerdo de Metrocentro II que dice de no reelegir a los magistrados electorales, a “poner fin al pacto con el FSLN y a abrir los espacios a nuevos liderazgos dentro de las filas del PLC”.

Al final de la misiva, Lacayo le advierte a Alemán que “de no haber respuesta afirmativa de su parte, los nicaragüenses, la sociedad civil, los partidos, los empresarios y el periodismo nacional e internacional entenderían que (Alemán) no tiene nada que demostrar y por lo tanto todas sus acusaciones contra el gobierno de Doña Violeta Chamorro, sus funcionarios y mi persona habrán sido infundadas, como efectivamente lo son”.