•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La doctora Henriette Casco, juez Tercero Penal de Audiencias, admitió hoy la acusación contra Farington Reyes, trabajador de la Dirección General de Migración y Extranjería, DGME, por violación agravada en perjuicio de Fátima Hernández. Además ordenó la prisión preventiva como medida cautelar contra Reyes para asegurar un correcto proceso judicial.

"La imposición de prisión preventiva no debe tomarse como una pena anticipada sino para garantizar su presencia en el proceso. Además para que no haya posibilidad de contaminar ni obstaculizar el esclarecimiento de la credibilidad", expresó la juez Casco, quien fijó juicio para el próximo cinco de mayo.

La mamá de Reyes expresó que no esperaba esa resolución de la jueza "pero una vez más observo que el sistema judicial es injusto con mi hijo, quien es inocente", afirmó.

Durante la exposición de María Lourdes Vargas, abogada defensora de Reyes, la joven víctima de violación sufrió un desmayo e inmediatamente fue atendida por miembros de la Cruz Roja y el puesto médico del Complejo Judicial.

Desde esta mañana un grupo de la Red de Mujeres contra la violencia que apoya a Hernández y otro grupo conformado por familiares, vecinos y amigos que respaldan al imputado, mantuvieron caldeados los ánimos en los juzgados con consignas y pancartas para manifestar su solidaridad con los afectados en el conocido caso de Migración.

La primera audiencia inicial de este caso fue suspendida a finales de febrero después que la Juez María Concepción Ugarte, Segundo Distrito Penal de Audiencia, decidió separarse del mismo.

Hernández ha realizado constantes huelgas de hambre en demanda de justicia y para que su caso no quede impune.