•  |
  •  |
  • END

Farinton Reyes, acusado de Violación agravada en perjuicio de Fátima Hernández, fue puesto en prisión preventiva ayer nuevamente, después que la jueza tercero Penal de Audiencia, Henriette Casco, admitiera la acusación en su contra y lo mandara a juicio para el 5 de mayo de 2010.

Durante la audiencia inicial con carácter de preliminar realizada ayer, la fiscal Alicia Solís expuso la acusación de los hechos sucedidos el 25 de julio de 2009.

Antes y durante se realizaba la audiencia, dos grupos de mujeres se manifestaban en las afueras de los Juzgados de Nejapa demandando Justicia, unas lideradas por la Red de Mujeres contra la Violencia a favor de Fátima, y las otras lideradas por familiares y vecinas de Farinton demandando justicia a su favor.

En la audiencia también se presentaron los elementos de prueba que sustentaran la acusación, entre éstos, testimoniales de médicos forenses, peritos policiales, familiares de la víctima, ex compañeros de trabajo de ambos involucrados, ya que trabajaban en el mismo Departamento en Migración y Extranjería.

También se presentaron dictámenes médicos y resultados de ADN de pruebas extraídas de ambos involucrados.

Cuando la fiscal Solís argumentó la petición de prisión preventiva para el acusado, expuso que en su momento el Ministerio Público le dio la oportunidad a Farinton para que esclareciera los hechos, “pero éste negó haber tenido contacto físico con ella, y esta versión la cambió hasta que salieron los resultados de las pruebas de ADN. Además, trató de desviar la investigación”.

Una vez que la abogada María Lourdes Vargas, defensa de Farinton, alegó que las pruebas eran contradictorias con la acusación, pues había testimonios encontrados, Fátima empezó a llorar, y después que la juez le aconsejó abandonar la sala, se desmayó. La joven fue atendida por personal médico de los juzgados de Managua y luego por personal de la Cruz Roja.

Razones de la jueza
Una vez que Vargas terminó su defensa, la judicial se tomó 40 minutos para luego dar su fallo de admisión de los hechos y ordenar la prisión preventiva, la cual, según ella, “no debe tomarse como una pena anticipada, sino para garantizar su presencia en el proceso. Además, para que no haya posibilidad de contaminar ni obstaculizar el esclarecimiento de la verdad”.

También argumentó que era un hecho punible grave y que hay probable encubrimiento de la verdad. También señaló la honestidad del Ministerio Público por ofrecer las pruebas que afectan la credibilidad del testimonio de la víctima y que esto se aclarará en juicio.

Xiomara Larios, madre de Farinton, expresó que confían en la ley divina en que su hijo saldrá libre de la acusación, pues es inocente de todo lo señalado.

La audiencia de juicio está programada para el 5 de mayo de 2010, cuando se valorará la prueba y se determinará la verdad del caso.