•  |
  •  |
  • END

En mayo de este año, una brigada médica estadounidense, en conjunto con los galenos del Hospital Materno Infantil “Fernando Vélez Paiz”, operarán de forma gratuita a unos 50 niños con paladar hendido y labio leporino.

La jornada priorizará a los pequeños provenientes de lugares remotos del país, a quienes se les garantizará viáticos de alimentación, transporte y alojamiento.

Esta jornada es un esfuerzo conjunto del Ministerio de Salud, a través del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, el Club Rotario de Managua y Healing the Childrens. Todos ellos garantizarán los costos implicados tanto al pacientito como a su acompañante.

Los niños que viven en sitios alejados pueden abocarse en su Silais departamental, para que de ahí los remitan al hospital capitalino.

“Pretendemos captar a los pacientitos de largo, aunque también atendemos a los de acá de Managua o de otro lugar cercano, pero la prioridad es para los de la RAAN o de lugares remotos, que no tienen la oportunidad de ser operados por fisura de labios y paladar, comúnmente conocido como labio leporino”, expresó el doctor Noel Larios, Subdirector médico del Hospital Materno Infantil “Fernando Vélez Paiz”.

Inicia el domingo dos de mayo
La recepción y clasificación de los pacientitos inicia el domingo dos de mayo, y de lunes a miércoles será la jornada quirúrgica a los niños de más lejos. Los otros días se atenderá a los que viven cerca de Managua. Al menos se harán 12 cirugías diarias, para cuantificar unas 50 ó 60 en la semana.

Ésta es la cuarta ocasión en que se organiza una jornada dirigida a pacientes con labio leporino. Ya se ha brindado respuesta a 182 niños. Ahora la meta es atender 50 infantes, sin embargo, esta cantidad no representa un límite de intervenciones, es decir, que si llegan más niños, se les atenderá de igual manera.

Los niños, antes de ser operados, se valorarán para constatar que estén en perfectas condiciones de salud. Si llegaran a presentar algún malestar, no serían operados. Por esta razón “recomendamos a los padres de familia que cuiden la alimentación y las bebidas de sus hijos, porque con un cuadro diarreico, gripal o infeccioso que se presente, es motivo para no operarlo”, anunció el doctor Larios.

Jornadas de este tipo se realizarán dos veces al año, cada una cuesta alrededor de 200 mil dólares.