•   ISLA DE OMETEPE  |
  •  |
  •  |
  • END

El empresario del trasporte acuático y turístico de la Isla de Ometepe, Milton Arcia, “estalló” ante los supuestos abusos y arbitrariedades que según él, viene cometiendo en su contra el Presidente Ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), Virgilio Silva.

Arcia lo demandará por los daños causados desde que asumió la presidencia de la EPN. En un tono airado nunca antes visto, Arcia denunció que Silva --a título personal, y no por órdenes del gobierno-- le ha venido desconociendo los derechos de posesión y contratos de arriendo del terreno donde funciona el puerto privado que construyó en Moyogalpa. Ahí atracan sus embarcaciones que cubren la ruta San Jorge-Moyogalpa.

Pero según el empresario, lo que acabó con su paciencia es que Silva lo haya dejado sin acceso al hotel que está construyendo en el costado norte del puerto, pese a ser parte del terreno en arriendo “desde hace más de nueve años”.

Indicó que fue avalado por la alcaldía de Moyogalpa y por el propio presidente de la EPN de ese momento. “Hace tres años, el mismo Virgilio Silva me avaló, en representación de la EPN, un nuevo contrato de arriendo por 25 años, por lo que no entiendo qué es lo que se tiene conmigo”, protestó.

El empresario añadió que las maniobras de Silva no detendrán el desarrollo de sus proyectos en pro de la Isla de Ometepe, y aseguró que continuará edificando el hotel. De acuerdo con Arcia, el terreno que según su criterio le están usurpando y cercando, es para construir un área de parqueo para la EPN.

También recordó que uno de los primeros daños que le causó Silva, fue haberlo sacado de la Isla del Amor en el Lago de Managua, donde estaba construyendo un restaurante. “Para ese proyecto contaba con un contrato de arriendo del entonces alcalde Dionisio Marenco, pero él llegó y amenazó con echar presos a mis trabajadores, detuvo la obra, adujo que la Isla le pertenecía al gobierno y me sacó”, dijo Arcia.

El presidente ejecutivo de la EPN no quiso informar al respecto, y más bien al ser abordado vía telefónica por EL NUEVO DIARIO sólo dijo que “está bien claro eso. Ya dieron una declaración los ingenieros”, y colgó el teléfono.