•  |
  •  |
  • END

El comercio por las fronteras del país se reabrió, pero los daños provocados por esta medida, la cual ninguna autoridad del gobierno explica oficialmente, son considerables, según informaron fuentes del sector privado que resultaron afectados.

En las diferentes fronteras del país todavía hay más de 400 contenedores que esperan los permisos respectivos para poder ingresar al territorio nacional, en un proceso que podría llevar por lo menos cinco días más, indicó José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), quien aseguró que fue informado por el gobierno que ya Guatemala había levantado la prohibición de importar carne nicaragüense.

“La Dgpsa (Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria) empezó a trabajar hoy (ayer) pero hay más de 500 solicitudes de permisos, no sólo hoy (sábado), sino que probablemente lunes y martes, para agilizar el flujo de permisos, los de Peñas Blancas van a tomar todavía hasta mediados de la semana”, explicó Aguerri.

Daños cuantiosos
Hasta el momento no hay una cuantificación de los daños en general, pero para la empresa de embutidos Delmor, la medida le costará más de un millón de córdobas, ya que prevén que será hasta la próxima semana que podrán tener los contenedores con los insumos necesarios para su industria.

“Nosotros traemos estos productos de Estados Unidos, por lo que no tienen nada que ver con la medida de reciprocidad impuesta por el gobierno nicaragüense”, indicó Zacarías Mondragón, Gerente General de Delmor.

Señaló que es hasta la fecha y no han tenido ninguna comunicación oficial por parte del gobierno sobre el por qué de la medida. “No sabemos nada, nos llevaron con esta medida toda la semana; ya llegó el fin de semana”.

Por otro lado, José Adán Aguerri manifestó que los daños ya se dieron, se perdieron productos avícolas, pero también está el problema de los costos en que están incurriendo muchos empresarios, que no tienen nada que ver con la medida del gobierno y que tampoco traen productos agropecuarios.

“Una empresa nos decía que mantener parada su mercadería le ha costado por lo menos 20 mil dólares. Estaban en la frontera por lo menos 400 contenedores y debe haber no menos de 40 empresas con repercusiones por el incremento de los costos”, explicó el presidente del Cosep, quien hasta la fecha ha sido la principal fuente de información, sobre la situación.

Costa Rica: Cerraron y reabrieron sin decirnos nada
Ayer por la mañana la viceministra de Comercio de Costa Rica, Amparo Pacheco, confirmó que había recibido información de que ya estaban pasando los camiones por la frontera de Peñas Blancas.

“He recibido la confirmación de que el paso por Peñas Blancas se normalizó esta mañana (sábado), no sabemos las razones por las que fue reabierta como tampoco supimos (oficialmente) las razones por las que fue cerrada”, informó la viceministra a la agencia de prensa AFP.

Por su parte, AFP también informó que el gobierno nicaragüense dio a conocer que el gobierno de Guatemala había suspendido las restricciones comerciales que mantenía a la carne nicaragüense.

Citando declaraciones del ministro de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solórzano, AFP aseguró que el viernes por la tarde los dos países acordaron la suspensión de la medida con lo que además Nicaragua estaría reabriendo sus fronteras para el paso de productos, cerradas en los últimos días.

No obstante, ni el gobierno de Guatemala ni el de Nicaragua han emitido ninguna comunicación oficial y los medios de comunicación guatemaltecos no registran ninguna información al respecto.

La prohibición para la importación de carne nicaragüense a Guatemala se dio a partir de los argumentos de los guatemaltecos de que el producto nica no cumplía con las normas fitosanitarias.

Argumento que fue rechazado por la Cámara Nicaragüense de la Carne, quienes calificaron en su momento de “ridículos” esos señalamientos, ya que los mataderos nicaragüenses están certificados por los principales mercados de carne del mundo, como Estados Unidos, Japón, Canadá y Europa.

Suma de factores

Diversos sectores aseguraron que el cierre de la frontera se dio por una suma de factores. Uno de ellos fue la reciprocidad por las medidas de Guatemala y Costa Rica de cerrar sus fronteras a productos agropecuarios nicaragüenses.

Pero este conflicto también coincidió con problemas internos en el Ministerio Agropecuario y Forestal, donde el gobierno ha despedido personas en diferentes dependencias, incluida la Dgpsa, donde no ha habido capacidad de respuesta para otorgar los permisos fitosanitarios. Un problema que no tiene nada que ver con el enfrentamiento comercial de Nicaragua con Costa Rica y Guatemala.

Este problema podría agudizarse a la hora de comenzar a elaborar los permisos para los camiones que están en las fronteras.

Las Manos normaliza paso
El transporte de carga internacional acarrea contenedores de productos agropecuarios y materias para alimentos con destino a Nicaragua, volvió ayer a fluir normalmente por el paso fronterizo de Las Manos, 300 kilómetros al norte de Managua.

EL NUEVO DIARIO visitó ayer este paso fronterizo, pero no logró encontrar a ningún conductor de los pesados camiones que estuvieron retenidos.

“Ya todo está normal”, confirmó un agente policial, al preguntársele si la medida del gobierno continuaba vigente.

Bucardo y un acuerdo que sale por la tangente
Productos perecederos, carne de pollo, huevos y pollitos de crianza que se hallaban a bordo de furgones varados en las fronteras con Costa Rica y Honduras desde hace varios días, pudieron ingresar a Nicaragua ayer.

Los importadores de estos productos y comerciantes nicaragüenses alcanzaron ayer con el gobierno de Managua un acuerdo para solucionar este problema que cumplió 21 días, tras una reunión con los ministros Agropecuario y Forestal (Magfor), Ariel Bucardo, y de Fomento, Industria y Comercio (Mific) de Nicaragua, Orlando Solórzano, informó la agencia EFE.

¿No es eso lo normal?
El acuerdo alcanzado, según declaraciones del ministro Bucardo, consiste en que los importadores antes de tramitar los permisos de entrada de cebolla, ajo, repollo y papa, entre otros, tienen que portar en mano los certificados fitosanitarios requeridos para estas actividades.

La solución de este problema se alcanzó un día después de que comerciantes e importadores de perecederos realizaran protestas en Managua por las trabas impuestas por el Gobierno nicaragüenses para otorgar permisos para la importación de estos productos, lo que les ha ocasionado pérdidas millonarias.

Dirigentes de estos gremios también reclamaron al Gobierno la falta de explicaciones sobre las razones que tuvieron para no dar los permisos de importación.

“El ministro Bucardo también informó que autoridades de Agricultura de Nicaragua y Guatemala también llegaron a un acuerdo para resolver las restricciones que existían para exportar la carne de este país hacia la nación guatemalteca”, dice en su parte final la nota de EFE.