•  |
  •  |
  • END

El comisionado general Horacio Rocha, Subdirector de la Policía Nacional, afirmó estar preocupado por la ocurrencia de un secuestro cada dos meses, sin embargo, destacó que la cifra del año pasado en relación con 2008 se mantuvo, mientras Roberto Orozco, analista del Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas, Ieepp, dijo que las autoridades policiales no deben “dormirse en sus laureles” y deben apostar por la disminución de este peligroso delito.

“Sí, nos preocupa, siempre es un elemento a revisar, el secuestro es una modalidad del crimen organizado, pero la cifra de seis (cantidad de secuestros ocurridos el año pasado), uno cada dos meses, no es una situación relevante que nos esté agobiando, pero ¡ojo! no es algo que descuidemos, para nosotros es prioridad. De los seis, todos fueron resueltos, aquí no tenemos ni uno solo que digamos que no hemos podido resolver”, aseguró Rocha al programa entrevistas del Canal 8.

La Policía conoció de seis secuestros extorsivos que fueron aclarados en su totalidad. En cuatro de éstos los oficiales impidieron la entrega de recompensas por parte de familiares de las víctimas, y se logró la desarticulación de los dos principales grupos que operaban en los departamentos de Jinotega y de Nueva Segovia.

Policía no debe dormirse
Orozco señaló que la población no debe alarmarse por la cifra de secuestros extorsivos debido a que no es muy alta, pero hizo un llamado a las autoridades a seguir realizando el trabajo preventivo operativo.

“Creemos nosotros, como Instituto, que no deben dormirse en los laureles, es decir, si lograron mantener la misma cantidad de delitos de secuestros que el año pasado, lo idóneo es que al menos haya descendido en uno o dos delitos más, es decir, aunque es un logro, deben mantenerse esos esfuerzos por reducir esos niveles de ocurrencia”, aseveró Orozco.

Recordó que el secuestro es considerado como uno de los delitos más graves en el país, porque en él interviene el crimen organizado nacional, que tradicionalmente hace uso de armas de fuego. Agregó que la Policía, al presentar sus estadísticas, no debe conformarse al compararse con otros países, sino con cifras de la actividad delictiva obtenida en años anteriores.